Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Parque Nacional de los Tsingys de Bemaraha

Una zona protegida por la UNESCO

Dividido en dos partes, el parque se extiende sobre más de 150.000 hectáreas. La parte sur corresponde al Parque Nacional de Bemaraha, ​​en el que se pueden ver los espectaculares Tsingys, espuelas de piedra caliza afiladas como cuchillas de afeitar sobre las que solo los lémures pueden moverse. Estas formaciones rocosas se encuentran en una inmensa meseta, en la que el río Manambolo ha formado numerosas cuevas.

En el norte, está la Reserva Natural, accesible solo para los científicos y ocupada, en gran parte, por un enorme bosque seco, hogar de muchas especies animales y vegetales.

¡Un parque que merece la pena!

Situado en los límites de Madagascar occidental,el Parque Nacional de los Tsingys de Bemaraha es de difícil acceso ​​y se necesita de un largo trayecto para llegar a él. Desde Morondava, hay, como mínimo, una jornada de viaje cuando la ruta está transitable, entre abril y noviembre. Un recorrido fuera de las rutas más típicas es descender por el río Tsiribihina o el río Manambolo en piragua, para llegar directamente a Belo-sur-Tsiribihina o a Bekopaka, a la entrada de la zona protegida.

Se han construido muchos hoteles en las cercanías del parque, pero también es posible acampar en un área establecida por un módico precio. Las visitas se hacen acompañados por un guía, sin el cual ¡te perderías entre los Tsingys!

Las catedrales de piedra caliza ​​

Ahora que has llegado hasta al parque, es el momento de entrar en él y ver con tus propios ojos los famosos Tsingys. El parque ofrece más de 7 circuitos de diferentes niveles y duración, el más corto dura una hora y el más largo puede ser una ruta de senderismo de dos días. Una vez que hayas elegido tu ruta, penetrarás en el interior de estas majestuosas catedrales de piedra caliza que se elevan sobre ti.

Algunos circuitos comienzan al nivel del suelo, en la base de los Tsingys, deslizándose entre las paredes y las raíces de los árboles que logran crecer en este decorado de piedra, para tratar de llegar al nivel superior. Una vez estés arriba, el espectáculo es impresionante. Los Tsingys se pierden en el horizonte ​​sobre la meseta de piedra caliza, formando un paisaje único y espectacular. Durante el recorrido, puede que veas a un grupo de lémures saltando con destreza entre los picos afilados. La agilidad que muestran en medio de este entorno hostil es increíble.

Los Tsingys de Bemaraha @Hoffmann Simon

Un poco de espeleología ​​

Un nuevo circuito fue inaugurado recientemente en el parque y ofrece una experiencia única: después de ver los Tsingys desde abajo y desde arriba, ahora los verás desde dentro.

El recorrido de esta ruta te permite visitar las cavidades formadas por el río Manambolo bajo el macizo de Bemaraha. Para avanzar de cueva en cueva, a través de túneles, es necesario deslizarse y escalar con cuerdas, por lo que el recorrido es casi como una ruta de espeleología. ¡Recomendado para los amantes de los viajes activos!

Simon Hoffmann
238 contribuciones
Actualizado el 13 octubre 2015