Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Walbrzych: la búsqueda del tren nazi

Los curiosos y los aprendices de cazador de tesoros se dan cita en la Baja Silesia para desenterrar un tren nazi que alberga un gran tesoro...

Un tren que vale oro

Desde que dos cazadores de tesoros, un polaco y un alemán, declararan haber descubierto el secreto del tren del oro nazi, la pequeña ciudad de Walbrzych, ubicada en la Baja Silesia, en la frontera con la República Checa, se dio a conocer en el mundo. Una imagen de georradar, tomada a la ligera en un primer momento, despertó el interés de todos gracias a las declaraciones del conservador general de monumentos de Polonia.

El convoy habría desaparecido en 1945 en este bastión de las tropas alemanas. Se cree que los alemanes construyeron una red de galerías subterráneas de diez kilómetros durante la guerra. Este tren se encontraría en el kilómetro 65 de la línea Breslavia-Walbrzych, no muy lejos del bonito castillo de Ksiaz. Los nazis habrían construido un cambio de agujas secreto para los convoyes que viajan en estas vías. Oculto entre los inmensos túneles subterráneos...

Por lo tanto, solo habría que encontrar el túnel, luego el tren y finalmente el tesoro. ¿Por qué no excavar y sacarlo todo a la luz? Sencillamente, por falta de recursos económicos.

Visita guiada y castillo de Ksiaz

El castillo de Ksiaz en la región del tren nazi

A pesar de que el lugar se supone que es secreto, muchos periodistas de todo el mundo y numerosos cazadores de tesoros de todo tipo, se dan cita en este sitio. No tendrás demasiados problemas para encontrar un guía, un antiguo buscador de oro o un minero que te podrá explicar las diferentes teorías que existen acerca de la existencia del tren. De hecho, el terreno es menos fértil y está ligeramente más hundido en unos quince metros en el lugar donde se supone que el tren está enterrado. También te mostrarán la supuesta entrada del túnel. Ya dependerá de ti si estás dispuesto a creerlo o no. Que no te extrañe si encuentras a algún avispado habitante local vendiéndote una pala para que puedas cavar tú mismo.

Los muchos curiosos que regresen con las manos vacías (aunque bueno, nunca se sabe...) siempre podrán consolarse visitando el castillo Ksiaz y sus 400 habitaciones, que parece salido de un cuento de hadas, con sus enormes torres, sus muros de ladrillo y sus tejados azules. También cuenta con unas galerías subterráneas excavadas para que se alojaran en ellas Hitler y sus siniestros camaradas. Para aumentar el misterio, los administradores del castillo afirman que algunos de esos túneles siguen ocultos hoy en día...

Necesitarás una tarde completa para visitar la encantadora ciudad de Jelenia Góra, con sus coquetas y coloridas casas, ubicada a unas pocas decenas de kilómetros de allí. Esta ciudad es muy importante para una región a que cuenta con muy poco turismo con respecto a la región de los lagos, los montes Tatras o la costa báltica.

Julie Olagnol
145 contribuciones
Actualizado el 24 marzo 2016