Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Kars

Informaciones prácticas sobre Kars

  • Montaña
  • Arroyo / Río
  • Lugar o Monumento religioso
  • Castillo o fortaleza
  • Lugar o Monumento histórico
4 / 5 - Una opinión
Cómo ir
A 2 horas, 45 minutos de Erzurum en coche
Cuándo viajar
De junio a septiembre
Duración mínima
1 a 2 días

Opiniones de viajeros sobre Kars

Nicolas Landru Gran viajero
237 opiniones en total

Kars, capital del Cáucaso turco, es una ciudad desconcertante. Antigua ciudad oriental medio en ruinas, con un centro de trazado ortogonal, ruinas de iglesias armenias, mezquitas, una fortaleza... El polvo te dará la impresión de estar en una ciudad del fin del mundo.

Aconsejo:
Aprovecha que estás en Kars para ir a ver Ani, las ruinas de una antigua capital armenia, un sitio fascinante en una estepa de mesetas en la frontera perdida de Armenia.
Mi opinión

Yo llegaba de Georgia. Había pasado por Trebisonda y Erzurum. Al llegar a Kars, tuve la impresión de haber vuelto al Cáucaso. Primero, por el aire ruso del centro de la ciudad, de trazado ortogonal y construido en la época colonial, con la piedra volcánica negra local y decoraciones neoclásicas de fantasía.

Después, por la extraña sensación de antigüedad que desprendía el sitio, que parecía como anclado en el tiempo. También había leído Nieve de Orhan Pamuk, que se desarrolla en Kars y buscaba esa vieja ciudad que supuestamente tenía un gueto curdo. ¡Había sido en parte arrasada desde entonces! Aún se puede ver muy bien el emplazamiento de la ciudad antigua, a los pies de la pintoresca e imponente fortaleza, sobre un meandro escarpado del río.

Todavía quedan restos de la antigua Kars: viejos baños, iglesias armenias en ruinas, casas deterioradas (algunas de ellas restauradas), una iglesia restaurada y reconvertida en mezquita, otra mezquita... El sitio es muy pintoresco y enseguida te sentirás como un arqueólogo en prácticas. Por lo demás, Kars tiene un ambiente especial, casi insular. Sobre todo me acuerdo del viento removiendo el polvo por todas partes, penetrando en las calles. También recuerdo las geniales lokantassas donde probamos unos adana kebab deliciosos.

Viajes y circuitos Kars