Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?
Turquía

Sorprendente belleza de la frontera entre Turquía y Siria

Al sudeste de Anatolia se hallan 4 provincias que limitan con Siria: Hatay, Gazantep, Kilis, Madrin y Sanliurfa. Estas regiones cuentan con bonitos paisajes, así como una población kurda noble y acogedora. En el gran este se encuentran ciudades que fueron muy importantes en el comercio con Asia menor, cuyos orígenes pueden remontarse al año 2000 a. C. Su influencia fue desapareciendo llegado el año 600 d. C. El ambiente de estas ciudades resulta ideal para conocer el país: los locales te invitarán a beber tazas de té. No hablan mucho inglés, en realidad muy poco, y por supuesto nada de español, pero el lenguaje universal de las miradas y sonrisas, así como los grandes deseos de comunicación, superan todas las barreras. Puede ser motivo para preguntarse cosas al volver a casa.

La región puede resultar peligrosa, como muchas otras regiones fronterizas del mundo, pero conociendo la situación de Siria se hace necesario tomar muchas precauciones. Sin embargo, fue esta la región que más me cautivó y marcó en mi viaje por Turquía. No lo dudes: las ciudades turcas son tan tranquilas como ciertas ciudades europeas: no te puedes perder descubrir estos lugares, así como hacer maravillosos encuentros.

Lugares desconocidos 

La región de Gaziantep es especialmente rica y reputada a nivel nacional. En toda Turquía se sabe que que no hay mejor destino para consumir un buen baklava. La ciudad cuenta con dos grandes emblemas: los pistachos y la imagen de la gitana. Gaizantep tiene mucha importancia dado que acoge a un gran número de refugiados sirios. También es sede de varias organizaciones no gubernamentales que protegen a los niños sirios que atraviesan la frontera todos los días con el fin de hallar un refugio estable, donde pasar al menos el día.

La región de Sanliurfa tiene un emblema completamente distinto: el de la ciudad de Halfeti, donde pueden observarse minaretes saliendo del agua. Su visita reviste interés puesto que allí serás el único turista, y tendrás la sensación de caminar por un plató de rodaje, el lugar perfecto para realizar excursiones por senderos de tierra batida. Sin embargo, este lugar se está volviendo cada vez más popular por su oferta de buceo, y es posible que dentro de algunos años crezca progresivamente el número de visitantes.

Entre los lugares desconocidos del este se encuentra la región de Hatay, que perteneció a Siria durante el Imperio otomano. Aquí te encontrarás con la costa mediterránea, lejos del agitado turismo que hay al oeste del país. Este lugar puede ser perfecto para hacer una pausa durante tu expedición por el gran este. Kilis es una región que encanta por su naturaleza, sus montañas y su mezquita Canpolat, una de las primeras construcciones del imperio. La antigua ciudad de Kuzeyne, rodeada de muros que recuerdan al imperio bizantino, te acogerá con los brazos abiertos.

Los encantos del este

Otras fronteras

En la región fronteriza entre Irak e Irán se encuentra un lugar muy conocido y popular del este: Van. Con su lago que lleva el mismo nombre y un escenario que bordean masivas montañas, cubiertas de nieve o abetos verdes, esta región merece la pena un desvío. El ambiente de esta ciudad es tranquilo y el borde del lago muy agradable: allí se pueden hacer muchas excursiones y visitar restaurantes. 

Cerca de la frontera con Irán se levanta Doğubayazıt, pequeña ciudad rodeada de montañas. La mezquita Ishak Sarayi, emplazada en lo alto de un acantilado, posee una sorprendente belleza. Desde arriba puede verse el monte Ararat y una planicie cubierta de ovejas negras. A 25 km de la ciudad de Cizre, cerca de la frontera con Irak, se encuentra el majestuoso monte Djoudi, sobre el cual podrás hacer algunas excursiones para explorar la naturaleza del gran este. 

No solo están las fronteras geográficas. Las fronteras gastronómicas y lingüísticas también sorprenden por su capacidad de seducción y la facilidad para superarlas. Al este de Turquía se ofrecen especialidades saladas y dulces a las cuales uno no puede resistirse. Entre ellas la "corba" (sopa) de limón, el "kunefe" (finos cabellos de ángel recubiertos de queso) y yogur. También se recomienda probar los platos típicos de cada región fronteriza: el baklava de Gaziantep, los helados de Kahramanmaraş (conocida por ser la primera ciudad que inventó los helados), el "bici bici" (helado y sirope) de Hatay y el "sillik", una especialidad de Sanliurfa. ¡Es todo un desafío pronunciar bien el nombre del postre!

La alegría de cruzar todas las fronteras que nos alejan del resto del mundo.

Silvia Garcia & François Vioud
39 contribuciones
Actualizado el 22 septiembre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje