Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?
Uzbekistán

En Kokand, la historia en el corazón del valle de Fergana

Al salir de Tashkent, debemos primero pasar el puerto de montaña de Kamchik, a 2450 m de altitud, antes de acceder a Kokand. Un magnífico aperitivo, ya que desde lo alto del puerto disponemos de una vista increíble del valle de Fergana. Solo el trayecto ya vale la pena. Pero la visita de Kokand confirma que el no pasar por el valle durante una estancia en Uzbekistán sería una lástima.

Kokand es una hermosa ciudad, antiguo "khanat" (reino), muy floreciente durante los siglos XVIII y XIX, que se extendía desde el valle hasta Tashkent. Captamos la riqueza e importancia que tenía Kokand gracias al descubrimiento de sus monumentos.

El palacio con dos torres, uno de los más bellos de Uzbekistán

Podemos comenzar la visita por el palacio de Khoudoyar Khan, el último príncipe de Kokand, edificado en 1870. El acceso se hace por un hermoso pórtico en arco enmarcado por dos torres. La restauración del palacio ha devuelto todo el esplendor a los mosaicos azules, verdes y amarillos que recubren el conjunto de la fachada. No es posible visitar todas las piezas del palacio, porque muchas de ellas no se han beneficiado de los trabajos efectuados hace algunos años, pero podemos, de todas formas, ver algunas salas ricamente decoradas, con techos pintados, una maqueta del palacio o incluso un museo de joyas, vestuario y orfebrería.

No se puede dejar de visitar la mezquita Juma, de Viernes, construida a principios del siglo XIX, situada a algunos minutos a pie del palacio. Muy impresionante, su porche cuenta con 98 pilares en madera esculpida. Estos sostienen el techo también de madera esculpida y pintada, que representa motivos de flores rojas, verdes, azules y amarillas. ¡Sublime!

Mausoleos y pausa gastronómica

Continúa el paseo siguiendo la dirección de la madrasa Narbutabey después del mausoleo Modari Khan, situado en el medio de un cementerio muy arbolado. Podemos ver allí también la Tumba de los Reyes: Dakhma-i-Chakhon.

Un "chaïkhana", especie de salón de té, de Kokand

Para una deliciosa pausa, podemos dirigirnos a uno de los numerosos "chaïkhanas" (salones de té y restaurantes) de la ciudad, que le dan su fama gastronómica. Después de instalarse en una de las alcobas de madera, pide té, "plov" (el plato típico uzbeko), sopas... ¡Todo para afrontar el resto de la jornada!

Media jornada es suficiente para realizar la visita de Kokand, antes de continuar la ruta hacia Fergana, puerta de entrada a las otras ciudades del valle de Fergana.

Amélie Perraud-Boulard
63 contribuciones
Actualizado el 21 marzo 2016
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje