Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Nagarkot

Informaciones prácticas sobre Nagarkot

  • Encuentro locales
  • Punto de vista
  • Montaña
  • Lejos de los caminos trillados
3 / 5 - 3 opiniones
Cómo ir
A 1 h en autobús de Katmandú
Cuándo viajar
De septiembre a mayo
Duración mínima
Un día

Opiniones de viajeros sobre Nagarkot

David Debrincat Gran viajero
684 opiniones en total

A 33 km de Katmandú, Nagarkot es la ciudad más próxima a la capital, de ahí que sea posible vislumbrar el Everest.

Aconsejo:
Los 8848 metros del “techo del mundo” no se dejan ver con facilidad. La mañana y las primeras horas de la tarde son los mejores momentos del día para intentar ver el Everest.
Mi opinión

Yo fui a Nagarkot por el mismo motivo por el que fui a Gorkha: porque está cerca del Himalaya y porque quería tener la oportunidad de contemplar la cumbre más alta del mundo, el Everest. Los 8848 metros del gigante son el símbolo del turismo en Nepal. Tan solo un puñado de alpinistas experimentados puede llevar a cabo su ascensión. El resto de mortales tenemos que conformarnos con verlo, lo que ya supone todo un privilegio. Nagarkot es el típico pueblo bonito de montaña en el que da gusto practicar senderismo. Tendrás muchos recorridos entre los que elegir y todos ellos reservan unos panoramas excepcionales.

Yo disfruté como un enano paseando por el campo y admirando las montañas del Himalaya, aunque no tuve la suerte de ver el Everest. Te aconsejo que vengas a probar suerte. Aunque a mí no me sonrió, me llevé muy buenos recuerdos de mi estancia en Nagarkot.


*Tras los duros seísmos que golpearon a Nepal en abril y mayo de 2015, el país se está reconstruyendo poco a poco. Este artículo se escribió antes de que tuviera lugar la desafortunada catástrofe.

Marie Cavalié Gran viajero
27 opiniones en total

Más allá de las nubes, Nagarkot, una pequeña aldea de Nepal, se esconde tras el Himalaya. Temprano cada mañana, el amanecer reserva unos paisajes variados, coloridos y magníficos. A lo lejos, con un cielo despejado, se puede ver el Everest con sus nieves eternas.

Aconsejo:
Disfruta la cocina local, entre momos (grandes raviolis) y tortillas de queso de yak, un auténtico placer.
Mi opinión

Nuestro viaje a Nepal comenzó con las dificultades de un camino muy irregular y lleno de baches. Fue tras las innumerables curvas y el malestar sufrido por el mal de altura, cuando llegamos a Nagarkot. Un pueblo pequeño, bastante tranquilo, con muchas banderitas de oraciones repartidas por aquí y por allá, no lamentarás las horas de sufrimiento soportadas en el autobús.

Tras un recorrido de tres semanas viajando de derecha a izquierda, teníamos ganas de pasar una semana en Nepal, descansando e imbulléndonos de la cultura local. Cada mañana nos levantamos a las cinco para ver el amanecer. Una naturaleza cambiante, en donde cielo y tierra se funden por momentos, como si estuvieran envueltos por las nubes; y de vez en cuando, los rayos del sol penetran entre las nubes, creando un cielo surcado de tonos rosados, anaranjados y azules. Mágicos y fugaces momentos en el Himalaya.

Esta estancia de una semana nos ha permitido mezclarnos con la gente local y entablar algunas amistades. Aquí, los rosotros permanecen sonrientes y acogedores. Además, cuando algún aldeano te invita a su casa, síguele, no te arrepentirás. Te encontrarás con toda la familia, te invitarán al tradicional té y comerás un poco de maíz. Todo ello en una lengua de signos inventada



*Traslos fuertes terremotos sufridos en Nepal en abril y mayo de 2015, el país sigue reconstruyéndose poco a poco. Este artículo se ha escrito antes de la catástrofe.

Emeline Mainy Gran viajero
13 opiniones en total

Nagarkot es un pueblo pequeño situado a unos treinta kilómetros de Katmandú, encaramado en la cima de una montaña y que nos obsequia, si tienes suerte, con unas vistas impresionantes del paisaje circundante.

Aconsejo:
No te pierdas esta parada en tu itinerario por Nepal, sobre todo si sólo te vas a quedar en la región de Katmandú. Es el momento de partir y explorar en un día despejado las increíbles vistas del Himalaya.
Mi opinión
Salí de Katmandú en moto para conocer Nagarkot, un destino muy apreciado por los nepaleses del valle. El viaje en sí es toda una aventura: aunque se encuentra cerca de la capital si contamos los kilómetros, el trayecto es bastante largo (entre 2 y 3 horas en moto), pues después de una recta por la carretera en la que la visera se cubre de polvo, el camino comienza a serpentear a lo largo de toda la montaña, en un ascenso vertiginoso, mientras nos quedamos asombrados de las extraordinarias vistas.
Se cruzan los arrozales primero, después los bosques de pinos para finalmente encontrarse de nuevo con la "civilización", un pueblo lleno de hoteles que ofrecen miradores espectaculares del valle.
Al pueblo en sí no merece la pena dedicarle muchos días, ya que lo más atractivo de él son sus vistas, en especial al amanecer o al atardecer, cuando el sol se funde en el horizonte entre las montañas, mientras sus rayos dorados colorean el cielo como si se tratase de una paleta de colores sorprendentes.

Viajes y circuitos Nagarkot