Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

La muerte para los hindúes

Durante tu viaje por Nepal, justo a las puertas de Katmandú, en Pashupatinath, tendrás la oportunidad de asistir a uno de los ritos más sagrados del hinduismo: la cremación.

Las normas que debes respetar

Cuando estés de viaje por Nepal, una vez que ya te hayas aclimatado por completo al ambiente local, a la atmósfera de la ciudad y que hayas visitado algunos templos hindúes, seguro que tienes ganas de aprender y de descubrir un poco más sobre la cultura y los ritos de esta fascinante religión. Ya sea a pie, en taxi o en autobús, dirígete luego a Pashupatinath, situada en las afueras de Katmandú. Allí, a orillas del río Bagmati, vas a poder asistir al rito hindú más impresionante que existe. Antes de que vayas, es importante que sepas que, cuando estés allí, vas a tener mostrar el más grande de los respetos y la mayor discreción posible. No esperes a que te llamen la atención y ve por tu propio pie al otro lado del río para asistir a la cremación. Y tampoco saques fotos a discreción, sino tan solo unas pocas y de manera muy discreta. Eres muy afortunado por poder presenciar este rito, así que no lo estropees. ¿O qué pensarías tú si una horda de sadhus viniera al entierro de uno de tus conocidos o familiares para sacar fotos sin parar? Su tolerancia es inmensa, pero tampoco hace falta abusar.

Los ghats: lugar de cremación

La cremación

Llega un cuerpo que va tapado con una mortaja amarilla. Primero lo introducen por completo en las aguas del río y luego, lo colocan sobre la pira. Entonces, los miembros de la familia le derraman agua del Bagmati en la boca. Justo antes de la ceremonia, al hijo mayor le rapan la cabeza. Y es este mismo quien se encarga de prender fuego a la pira mientras da cinco vueltas a su alrededor. Antes de 1829, las viudas eran quemadas junto con sus esposos. Eso sí que es amar a alguien ardientemente. Una vez que ha dado las cinco vueltas, el hijo asesta un hachazo al cráneo del difunto con el fin de liberar su alma. Una cremación completa dura unas tres horas y requiere unos 400 kilos de madera. Por último, se esparcen las cenizas por el río. Los seres puros como los sadhus, los bebés o las víctimas de cobras no se someten al ritual de la cremación, sino que sus cuerpos se envían directamente a las aguas sagradas. Aunque de este rito se desprende una atmósfera de una fuerza sin igual, una cremación es algo impresionante y digno de ver. No dudes en asistir. Si dices que sí, es bastante probable que vivas una de las experiencias más intensas de tu vida de viajero.

En estas circunstancias resulta imposible no pensar en el dramático seísmo que ha golpeado a Nepal este 2015 y que ha dejado miles de víctimas a su paso.

David Debrincat
684 contribuciones
Actualizado el 4 septiembre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje