Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Los trámites de aduana en Escocia

Escocia forma parte del Reino Unido, por lo que las normas son las mismas que para la entrada en Inglaterra y Gales

El control de los servicios de inmigración

Para los ciudadanos de un país perteneciente a la Unión Europea de viaje por Escocia, no es necesario disponer de pasaporte. Un documento de identidades suficiente para entrar en el territorio, siempre y cuando esté en vigor durante toda tu estancia.

Para el resto de ciudadanos europeos o procedentes de países que posean convenios especiales con el Reino Unido y Europa, como Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia, es suficiente con presentar un pasaporte válido durante, al menos, 6 meses. La estancia máxima es de 3 meses, con la condición de acreditar la intención de abandonar el país (con un billete de vuelta, por ejemplo) y demostrar que dispones de los fondos necesarios para mantenerte durante la totalidad de tu estancia. Para las personas procedentes de cualquier otro país, es necesario solicitar un visado antes de la salida.

Sea cual sea tu nacionalidad, cuenta con un tiempo de espera mayor que en el pasado, ya que los controles son más estrictos actualmente, debido al actual clima político internacional.

El control de aduanas

Policía escocesa

Los ciudadanos de la UE no están sujetos a la declaración de aduanas, sin embargo, hay ciertos artículos ilegales o peligrosos para el medio ambiente que están prohibidos: drogas, armas, aerosoles de gas lacrimógeno, especies de animales y plantas amenazadas, material pornográfico, productos lácteos y carne procedente de países no pertenecientes la UE. Los medicamentos deben ir acompañados de una receta. Los animales están autorizados si proceden de la UE y cumplen las normas del Reino Unido en materia de vacunas. Ocurre lo mismo con las plantas, que deben estar sanas. También, puede que te pregunten si llevas materiales piratas (DVD, CD, etc.) y ciertos productos en grandes cantidades: los límites razonables, de acuerdo con la aduana, son de 800 cigarrillos o 400 puritos, o 200 cigarros o 1 kg. de tabaco de liar (el tabaco en sus formas no fumables está prohibido en la frontera); 10 litros de bebidas espirituosas o 90 litros de vino, o 110 litros de cerveza.

Para los ciudadanos de países fuera de la UE, los límites son más estrictos. No se puede llevar más de 10.000 € en metálico o su equivalente en otra moneda. Puedes llevar hasta 16 litros de cerveza, 1 litro de bebidas espirituosas o 4 litros de vino; 200 cigarrillos, 100 puritos, 50 cigarros o 250 g. de tabaco de liar. Está prohibido el transporte de comida, productos lácteos y patatas procedentes de países no miembros de la UE. Sin embargo, puedes llevar hasta 2 kg. de huevos o de miel, 20 kg. de pescado y 2 kg. de frutas o verduras. El límite para las demás mercancías importadas se establece en un valor de 390 libras esterlinas.

Por último, si vas a llevar tu propio coche, necesitas llevar tu carnet de conducir, el permiso de circulación, la carta verde del seguro internacional, y un adhesivo en la parte posterior del vehículo, indicando tu nacionalidad.

Claire Perrin
76 contribuciones
Actualizado el 18 marzo 2016
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje