Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Phra Pathom Chedi

Informaciones prácticas sobre Phra Pathom Chedi

  • Familia
  • Lugar o Monumento religioso
5 / 5 - Una opinión
Cómo ir
A 2 horas de Bangkok en tren
Cuándo viajar
Entre noviembre y marzo
Duración mínima
Un día

Opiniones de viajeros sobre Phra Pathom Chedi

Romain Beuvart Gran viajero
89 opiniones en total

Phra Pathom Chedi es el nombre de la estupa más alta de Tailandia (y casi del mundo) y está situada en Nakhon Pathom, a solo 1 hora de Bangkok.

Aconsejo:
¡Móntate en el tren y dirígete allí! Será una bonita experiencia y además la estación está muy cerca del chedi.
Mi opinión

Phra Pathom Chedi es un lugar sagrado, que, debido a su proximidad con Bangkok, suele ser muy visitado por los bangkokianos. Phra Pathom Chedi es un lugar ideal para visitar en familia.

Yo fui varias veces y en cada una de mis visitas siempre me quedé absorto ante la cantidad de tailandeses que hacen donativos y rezan a la estatua de Buda que recibe a los visitantes de pie frente a las escaleras de la entrada principal. En la visita al interior del chedi suele haber menos gente. Con una circunferencia de 235 metros, hay espacio más que suficiente para caminar por ella.

Phra Pathom Chediestá compuesto por numerosos edificios integrados en la estructura que rodea la cúpula principal. Entre ellos, una sala de meditación, una sala de ordenación y varios vihara (monasterios), uno por cada punto cardinal: uno alberga un buda reclinado y otro, por ejemplo, magníficos murales. En ocasiones, tendrás la sensación de ser un aprendiz de monje. 

También hay una serie de curiosas y pequeñas cavidades estrechas que albergan en su interior, entre otras cosas, varias estatuillas y rincones para rezar. Me hizo gracia ver a un señor, que en principio debería estar vigilando, echando una tranquila siesta entre dos sillas mientras un monje me interpelaba, imagino que quería que hiciera un donativo (algo que no comparto demasiado, ya que el hecho de dar un donativo no debería ser impuesto ni forzarse, sino que tiene que salir espontáneo de uno mismo).