Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Halebid

Informaciones prácticas sobre Halebid

  • Campo
  • Lago
  • Lugar o Monumento religioso
  • Yacimiento arqueológico
  • Lejos de los caminos trillados
4 / 5 - 2 opiniones
Cómo ir
A 45 minutos en autobús de Hassan
Cuándo viajar
De noviembre a mayo
Duración mínima
Un día

Opiniones de viajeros sobre Halebid

David Debrincat Gran viajero
684 opiniones en total

Halebidu es una pequeña aldea completamente perdida en el campo de la región de Karnataka. A 30 km de Hassan y a solo 16 de Belur, llegar a esta isla de paz te llevará solo 45 minutos en autobús desde Hassan.

Aconsejo:
A medio camino entre las gigantes Bangalore y Mysore, Hassan es un buen lugar para alojarse y desde ahí visitar Halebidu y Belur. A pesar de eso, alojarse en Halebidu puede ser una buena opción, ya que podrás descansar con total calma y tranquilidad en medio del campo de esta región de la India.
Mi opinión
En el viaje a la India que realicé durante mi vuelta al mundo, tuve la oportunidad de conocer Halebidu, una India totalmente diferente. Lejos de las absorbentes e impersonales megalópolis, encontré este rincón perdido en medio del campo de Karnataka, un lugar tranquilo y silencioso, una verdadera oda a la serenidad. En la India esta sensación es muy de agradecer, ya que se trata de un lujo difícil de encontrar.
Sébastien Cuzol Gran viajero
25 opiniones en total

A solo seis kilómetros de Belur y a 45 minutos de Hassan, Halebidu ofrece a los visitantes tres templos, dos de ellos construidos durante la dinastía Hoysala, un conjunto de construcciones jainistas y un lago lleno de vida.

Aconsejo:
No lo dudes y recorre las orillas del lago para impregnarte del día a día de los habitantes indios y disfrutar de una buena nuez de coco lejos de los lugares invadidos por turistas.
Mi opinión
Para empezar, hay numerosos templos. Sus nombres: Hoysaleswara, Kedareshvara, Parshvanatha, Adinatha y Shantinatha. Se puede decir que los escultores rinden homenaje a la esteatita, una piedra usada en la construcción que en su estado original es blanda, pero que en contacto con el aire se endurece. Las esculturas son perfectas y cuando los templos están bañados por los rayos del sol, se crean unos reflejos metálicos asombrosos. Te lo juro, son auténticas obras de arte.