Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Dalat y su riqueza colonial

Aquellos que buscan un poco de frescor durante su viaje por Vietnam pueden tomar la dirección de Dalat, una bella estación de montaña que ofrece además al visitante su magnífico patrimonio colonial.

Ir allí

Como otros viajeros que vienen de viaje por Vietnam, corres el riesgo de, en un momento o en otro, querer huir de ese calor asfixiante de regiones como, por ejemplo, el delta del Mekong para encontrar algo de frescor. Por eso, lo ideal en esta región de las altas mesetas es ir a la bellísima ciudad de Dalat.

Desde la costa, tendrás que coger una carretera que sube serpenteando para llegar, finalmente, a 1500 metros de altitud. Por carretera, Dalat está conectada a muchas otras ciudades. Desde la ciudad de Nha Trang necesitarás entre 3 y 4 horas para recorrer los 150 kilómetros de carretera. Si vienes de la ciudad de Hoi An, te hará falta más tiempo. No existe entre las dos ninguna línea directa de autobús, así que tendrás que pasar obligatoriamente por Nha Trang. Es exactamente lo mismo y el mismo cambio si llegas desde Hô Chi Minh o desde Mui Né. Harás un transbordo en Quang Ngâi viniendo de Da Nang o desde Hué.

Si no dispones de tiempo o si simplemente quieres evitar los trayectos demasiado largos en autobús, también tienes la posibilidad de optar por la vía aérea. El aeropuerto de Dalat enlaza con la ciudad de Hanoi una vez al día en un poco más de 1h30 y con Hô Chi Minh tres veces al día en poco menos de 1h.

Una vista de Dalat

Qué ver en Dalat

Dalat se convirtió en una ciudad conocida a finales del siglo XIX gracias al doctor Yersin. Es una estación climática que, como promete su eslogan, "da a unos la alegría y a otros la frescura". Es cierto que además de su clima fresco, la ciudad es agradable y muy interesante para visitar.

Podrás hacer buenas pausas para respirar el aire fresco alrededor del lago artificial, golpear algunas pelotas de golf o descubrir productos locales en el mercado. La pagoda Linh Son, el convento del dominio de María, el centro histórico de los Bordados, el jardín de las Flores, el museo de Lam Dong, la catedral y el palacio son otras tantas visitas a hacer durante tu estancia.

Pero el verdadero tesoro de Dalat es su patrimonio colonial. Paseando sin rumbo por las calles descubrirás las fachadas de hermosas villas, la residencia del gobernador general, el antiguo liceo Yersin, el instituto Pasteur, el antiguo convento de los Pájaros pero también y sobre todo, la espléndida estación. Es absolutamente magnífica y ella sola justifica una visita a Dalat. Ningún tren llega ni sale de aquí y los relojes que indican la hora que es en varias partes del mundo parecen congelados en un tiempo lejano. Por desgracia solo sirven como motivos de decoración, el horario de los trenes no es más que un lejano recuerdo.

David Debrincat
684 contribuciones
Actualizado el 22 septiembre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje