Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Los estigmas de la guerra en Dubrovnik

Durante un viaje por Dalmacia, es difícil no quedarse impresionado con el grandísimo trabajo de reconstrucción para que Dubrovnik, bombardeada durante la "última" guerra, recupere el esplendor del pasado.

Dubrovnik, bombardeada en 1991

Con la muerte de Tito, los conflictos de la antigua Yugoslavia se extendieron a todos los países de los Balcanes. Aunque las generaciones más jóvenes de Montenegro y Serbia te hablan de forma espontánea de la guerra y el turismo en Bosnia -donde la guerra civil fue más letal- se centra fundamentalmente en la obligación de recordar, en Croacia, fingen olvidar... y disfrutar del sol. Ni que decir tiene que el tema es tabú, por lo que no es muy conveniente que saques el tema de las guerras de la ex-Yugoslavia, que causaron la muerte de muchos civiles y provocaron el éxodo de una parte de la población.

Tras la independencia del país, la minoría serbia de Croacia (12%) y las fuerzas yugoslavas se rebelaron contra la joven república croata. Croacia fue atacada por el ejército yugoslavo y las fuerzas serbias y montenegrinas, que decían querer "proteger" a su minoría, pero lo que también pretendían era conseguir un acceso al mar. Hay que visitar ciudades de Dalmacia como Dubrovnik, bombardeada en 1991, para entender mejor este conflicto. Tras la independencia, Dubrovnik se separó por el corredor de Neum del resto de Croacia y sus vecinos seguían siendo parte de Yugoslavia.

La ciudad amurallada estuvo sitiada durante 8 meses y fue parcialmente destruida. Es difícil de creer cuando se camina por las callejuelas del casco antiguo. Durante una visita guiada, descubrirás, por ejemplo, que la columna de Roland, ubicada en la plaza Luza, servía de punto de reunión para los habitantes de Dubrovnik durante el asedio. Verás agujeros hechos por los obuses en los muros de los palacios antiguos, de edificios históricos y de las murallas. Seguramente, oirás hablar del poeta serbio Milan Milisic, víctima de los bombardeos. El alto al fuego fue firmado en 1992.

La columna de Roland en Dubrovnik

Exposición fotográfica en la "galería de la guerra"

Como en Sarajevo, una galería en el centro de Dubrovnik muestra la guerra de la ex-Yugoslavia de un modo fundamentalmente pedagógico. Bautizado como la War Photo Limited, el espacio está dedicado al fotoperiodismo y la fotografía de guerra, ofreciendo, a lo largo del año, excelentes exposiciones sobre los conflictos contemporáneos en la primera planta.

En la planta baja, hay una exposición permanente que permite ver fotos en movimiento del período de las guerras de la antigua Yugoslavia durante la década de los 90. Croacia se presenta, generalmente, como una víctima, y ​​uno se da cuenta, si se recorren los Balcanes, que cada país ha rehecho la historia de acuerdo a sus heridas. La prueba es que la herida no está completamente cerrada...

Julie Olagnol
145 contribuciones
Actualizado el 22 marzo 2016