Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Organizar una maravillosa luna de miel en Escocia

Por si te lo preguntabas: no, en Escocia no siempre llueve; además, se come fenomenal y hay turismo para todos los gustos. Te recomendamos que elijas este destino para realizar tu luna de miel si te gustan los castillos, los paisajes salvajes y las leyendas medievales.

Los castillos más románticos

A riesgo de caer en el estereotipo, vamos a empezar hablando de los castillos repartidos por toda Escocia y que le dan al país una atmósfera medieval y legendaria. Los más afortunados podrán pasar una noche señorial en alguno de los numerosos castillos transformados en hoteles y albergues. 

Aquellos que viajen con un presupuesto más ajustado podrán visitar durante el día otros castillos en diferentes estados de conservación. Las ruinas del castillos de Urquhart son uno de los destinos más famosos en su género.

Castillo de Urquhart

Por último, los parques nacionales de Cairngorns o The Trossachs son otro lugar perfecto para los aficionados a los castillos y a la historia.

Mil excursiones para los aventureros

Los paisajes escoceses dejan sin aliento y durante una luna de miel brinda la excusa perfecta para realizar excursiones inolvidables por los parques nacionales. En las Highlands, que abarcan el norte y el oeste del país, existen dos grandes parques nacionales que son de visita obligada: el de Cairngorns y el de Loch Lomond y The Trossachs. El primero se encuentra en la cadena montañosa de Cairngorns, también llamada Munros.

El segundo, que es el más grande del país, alberga el macizo de Trossachs, dos bosques nacionales (llamados Queen Elizabeth y Argyll) y el lago Lomond. Por último, no podemos dejar del mencionar el famoso lago Ness, un lugar atestado de turistas y que, por tanto, resulta más caro. Por eso te recomiendo el lago Lomond, que podrás sobrevolar en hidroavión durante la puesta de sol... Suena romántico, ¿verdad?

La costa y las islas para los soñadores

El litoral escocés y su extensión infinita de costas esculpidas por el mar es, sin duda, el mejor lugar para dar un romántico paseo en pareja y, por qué no, degustar whisky en las numerosas destilerías que hay dispersas por la costa septentrional.

Los más aventureros podrán optar por realizar una excursión náutica saliendo desde Ullapool, Arisaig o Mallaig. Cuando estés en el mar, aprovecha y visita las islas. La isla de Skye es, sin duda, una visita obligada y mágica, aunque no es la única.    

Las ciudades y sus secretos

Si la naturaleza te aburre o si simplemente prefieres la energía de las metrópolis frente a la tranquilidad del campo y los paisajes salvajes, debes saber que Escocia no se queda atrás gracias a su capital, Edimburgo, una ciudad joven a pesar de toda su herencia y sus secretos (la ciudad está construida encima de una ciudad sepultada con multitud de túneles y galerías subterráneas cargados de misterios).

Glasgow tampoco se queda la zaga, con un tamaño comparable al de la capital. Aparte, están las ciudades de Aberdeen, Dundee, Stirling y su monumento dedicado aWilliam Wallace, héroe de la independencia. Hay muchas otras ciudades más o menos grandes cargadas de cosas interesantes para todo tipo de gustos.

Claire Perrin
76 contribuciones
Actualizado el 19 noviembre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje