Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Disfrutar de la animación del bazar de Pettah, en Colombo

Como mínimo, resérvate medio día para perderte por el bazar de Pettah, en Colombo. La tradición de los mercados se perpetúa aquí después de los siglos y merece una buena exploración, durante la cual vas a necesitar de todos tus sentidos. Las calles están llenas de puestos donde venden de todo, desde chucherías hasta cestas de mangos jugosos, desde CDs hasta las camisetas más punteras.

Perderse por las callejuelas

Desde la estación de ferrocarriles de Fort en Colombo, cruza Olcott Mawatha por el paso elevado peatonal y piérdete entre la multitud del bazar. El paseo comienza subiendo por Cross Street 1, con sus puestecillos de gafas, chanclas y artículos de playa. Si doblas a la derecha en Prince Street, ya estarás casi en el centro mismo del bazar. No pierdas detalle, mézclate con la gente y observa.

Una muchacha en sari echa un vistazo por las tiendas; un hombre de negocios busca apresurado una corbata nueva; una madre de familia regatea con un vendedor para llevarse una onza de canela para la cena... Las callecillas se ponen abarrotadas en seguida, tienes que mirar a ver por dónde puedes pasar. Los repartidores tiran de sus viejos carros de madera para reabastecer continuamente las tiendas. Los taxis pitan sin ningún reparo mientras que un Bajaj intenta llevar a dos turistas hasta su hotel.

Si subes otra vez hacia Main Street, tienes un alto obligado delante de la mezquita Jami-Ul-Alfar, más conocida como la Mezquita Roja. Más arriba, a tu derecha, tendrás Sea Street, la calle de los joyeros. No te aconsejo comprar allí nada absolutamente, a no ser que te acompañe una persona de confianza. Es fácil que te den gato por liebre. Al final de la calle, alza la vista para admirar el kovil de colorines del templo hindú Kathiresan.

Mezquita de Pettah

Probar los platos típicos

Si subes por Maliban Street, al otro lado del barrio, llegarás hasta un antiguo mercado de abastos donde venden toda clase de fruta y verdura. Los puestos están llenos a reventar, parece que se vayan a hundir por el peso de las mercancías. Empuja la puerta de alguno de los establecimientos que rodean la plaza y aprovecha para tomar un tentempié. Asados, hamburguesas, chuletas, vada... ¡Un festín para tus papilas! Si no te gusta la comida picante, ¡precaución! Para probar la comida callejera de Sri Lanka, párate delante de alguno de los puestecillos que ponen en las aceras.

El bazar de noche

Como es habitual en Sri Lanka, por la noche es cuando más animado está el bazar de Pettah. Hay más alboroto por las aceras y las callejuelas del centro del barrio están cada vez más abarrotadas. Hay hombres armados con altavoces que anuncian incansablemente sus eslóganes. Los vendedores ambulantes se van instalando uno tras otro dondequiera que pueden, hasta ocupar cada metro cuadrado de pavimento. Si te agobia tanta gente, siempre puedes escaparte por el paso elevado y volver al barrio del fuerte, al nivel de la rotonda del reloj Khan.

Paul Engel
68 contribuciones
Actualizado el 29 mayo 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje