Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?
Turquía

Auténtico paseo por los barrios de Kadikoy

Toma el ferry y acércate a Kadikoy, como hacen los habitantes de Estambul. Descubrirás rápidamente que se trata de un "centro" enriquecido por muchas migraciones. Se entremezclan aquí iglesias ortodoxas y cristianas con mezquitas y sinagogas. Sin embargo, Kadikoy seduce por sus calles de comerciantes y su exuberante población. Aquí flota un sentimiento de libertad reforzado por una vista casi omnipresente sobre el mar de Marmara.

Disfruta de un ambiente animado

El distrito de Kadikoy se alza sobre la ribera oriental; no obstante, es en las calles cercanas al puerto donde podrás fundirte con la multitud y seguir su ritmo enérgico. El comienzo de la tarde es el mejor momento para apreciar la magia de este lugar. Sin mapa ni brújula: Kadikoy puede descubrirse en total libertad. Prueba, por ejemplo, las calles del mercado. Los deliciosos platos salados y dulces te harán la boca agua al pasar.

Los vendedores no se cansarán de hablarte... ¡en turco, por supuesto! Aprovecha la ocasión para llenar tu cesta de frutas y legumbres bien maduras, además de queso fresco, olivas de delicioso sabor y diversas semillas o pasteles del país. Hay un trozo de calle reservado para las pescaderías, otro para los comestibles, etc. Tanto uno como otro han de visitarse, aunque sea solo por el placer de echar un vistazo. Algunas droguerías venden jabón negro, así como toda clase de plantas y aceites perfumados. Por último: al fondo se encuentran los puestos de ropa. ¡Cuidado con las falsificaciones!

Jabones en los puestos del mercado de Kadikoy

Kadikoy por la noche

Tienes a tu disposición restaurantes de pescado y mezze en una de las calles vecinas al mercado. Aunque los precios puedan parecer un poco elevados, no se trata en absoluto de un atrapadero de turistas. Te gustará el ambiente. Sigue el olor a narguilé que te conducirá al barrio de los bares. Las tardes de partido se llenan las terrazas, especialmente si juega el Fenerbahçe. Quizá sea el momento ideal de brindar con los apasionados de este deporte nacional y de conocer a encantadores locales. Algo más lejos se llega a un Kadikoy joven y rock and roll. Tatuadores, traperos y más bares por aquí ¡En el contexto político actual, Kodikoy parece un pequeño remanso (entre otros) que resiste!

Paseos al borde del mar

Kadikoy está rodeado por el mar de Marmara. Aprovecha el paseo marítimo habilitado para echar a andar. La superficie del distrito no permite recorrerlo enteramente a pie; sin embargo, puedes detenerte en un barrio: el borde del mar nunca queda lejos. En Kadikoy, la magnífica estación de Haydarpasa, que data del siglo XX, atrae la atención al acercarse a los embarcaderos. Dentro de este mismo sector hay mercados con un encantador estilo 1900. Ve hasta el borde de Moda y admira el embarcadero, transformado en un coqueto restaurante sobre el agua.

Los apasionados del fútbol apreciarán el mítico estado del Fenerbahçe, situado en el barrio que lleva el mismo nombre. Para el resto, no lejos de allí se encuentra la Bagdat Caddesi : avenida comercial a menudo comparada con los Campos Elíseos. Las playas son lo más conocido de Caddebostan (al igual que Suadiye), y cuenta hoy día con numerosas villas que se pueden admirar. Durante el fin de semana, las familias de Estambul salen a disfrutar de los espacios verdes para hacer pic-nic; algunas traen incluso una barbacoa... ¡Cuánta eferverscencia!

Moda: barrio de artistas

Moda es uno de los barrios de Kadikoy. Podrás acceder fácilmente a él bordeando el mar, saliendo de los embarcaderos o paseando hábilmente por algunas callejuelas de vendedores. Puedes montarte en el auténtico tranvía rojo (similar al de Taksim), que une Kadikoy con Moda. En este barrio principalmente residencial te verás seducido por los olores de las higueras y las terrazas de café en las esquinas de calles en pendiente. Por otro lado, muchos artistas y personajes célebres turcos residen en este sector.

Llama a la puerta de la casa de Baris Manço, uno de los mayores cantantes turcos. Conocido por practicar rock anatoliano, este ídolo posee un universo extraordinario que se conserva entre las paredes de su antigua casa, transformada en museo. Aquí se exponen increíbles vestidos teatrales, así como objetos personales. Una visita cultural totalmente distinta durante tu viaje por Turquía. Para husmear el aire del tiempo, puedes visitar el jardín de Bomonti, situado frente al mar. Podrás admirar mejor las joyas de la costa europea que se distinguen a lo lejos como en un espejismo. No debe sorprenderte oír hablar en tu idioma. En Moda se halla el instituto Saint-Joseph, construido en 1870.

Clemence Zisswiller
33 contribuciones
Actualizado el 22 septiembre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje