Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

La aventura de Marruecos

Un viaje por Marruecos nos lleva desde el mar al desierto...

Geografía y clima

Montañas, llanuras y desierto: tres palabras que resumen bastante bien la geografía del reino de Marruecos.

Si queremos dibujar un retrato muy esquemático, podemos limitarnos a decir que los altos relieves ocupan el norte del país y la costa mediterránea con el Rif, y tierra adentro con el Atlas, la única cadena montañosa del Magreb. Situado en el Alto Atlas, el Jbel Toubkal, de 4167 metros, es el pico más alto del país. Visibles desde las murallas de Marrakech, las cumbres del «techo de Marruecos» contribuyen ampliamente a la extraordinaria diversidad de los impactantes paisajes que el viajero encuentra durante su aventura por el país.   

Enclavadas entre el océano Atlántico y las atalayas del Rif y el Atlas, las llanuras ocupan, sin embargo, una gran parte de la superficie de Marruecos. La del Gharb se extiende durante más de 600 000 hectáreas y destaca por los cultivos de arroz y tabaco. 

Justo en el sur, nos encontramos con el desierto de dunas de Chebbi, donde el Sahara se adentra en territorio marroquí. 

Como era de esperar, el clima también es muy variado en Marruecos según predomine la influencia oceánica, mediterránea, montañosa, continental o sahariana, con diferencias de temperaturas también muy elevadas. 

Una fauna en peligro pero protegida

Aunque la caza, la sequía y la agricultura la han perjudicado, la fauna de Marruecos sigue siendo extremadamente rica, contando entre sus filas con algunas especies excepcionales, como el ciervo de berbería, el erizo del desierto, el dromedario o la menos simpática cobra norteafricana. Afortunadamente, y lo descubrirás durante tu recorrido por el país, Marruecos ha creado reservas y zonas naturales para proteger a estos animales. 

Una flora llena de vitalidad

Más de 4500 especies pueblan la flora marroquí. La variedad del relieve y el clima que mencionábamos antes es la razón de esta diversidad. Con más de 2 500 000 hectáreas de bosques, un viaje por Marruecos te iniciará en los misterios de la botánica. Comienza por estudiar las palmeras y sus frutos, los dátiles, repletos de vitamina B.

Rodolphe Ragu
33 contribuciones
Actualizado el 21 mayo 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje