Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Viaja de forma responsable a Birmania, ¡no contribuyas a la dictadura!

Un viaje a Birmania ​​es un verdadero caso de conciencia: los derechos humanos están lejos de ser plenamente respetados y el ejército sigue controlando muchas instituciones. Sin embargo, ahora que Birmania marcha hacia mayores libertades y respeto, el turismo puede ser una fuente de desarrollo económico para luchar contra la pobreza y una manera de preservar sus recursos naturales y culturales. Visitar el país puede ser un verdadero acto de compromiso, así que haz tu viaje siendo consciente de ello. 

¿Qué nos espera en Birmania?

En lo que respecta a las compañías aéreas, es necesario algún comentario porque ¡la realidad no es de color de rosa! Myanmar Airways, la compañía nacional, ha estado durante mucho tiempo en la lista negra, mientras que otras aerolíneas como Air Bagan, Air Mandalay y Yangon Airways son de propiedad privada, pero has de saber que pertenecen a personas relacionadas con el régimen dictatorial. Trenes y barcos son también propiedad de miembros de la junta, por lo que es mejor optar por los autobuses locales.

Una vez allí, procura evitar todas las empresas afiliadas a Myanmar Travel & Tour, compañía turística controlada por el Ministerio de Hostelería y Turismo, porque, de lo contrario, ¡tu dinero irá a parar directamente a los bolsillos del gobierno! Huye de ellas como de la peste. Opta por los pequeños comercios locales y los vendedores ambulantes.

Para ayudarte a separar el grano de la paja, no dudes en consultar el sitio web de Infobirmanie.org , que incluye un listado de hoteles a boicotear.

La Birmania más desconocida

Hay numerosos sitios culturales en Birmania que aún permanecen inexplorados. Sin renunciar a la visita de los más conocidos, no hay que olvidar que los precios de las entradas son tasas oficiales que contribuyen también a llenar las arcas de la dictadura.

En las rutas menos recorridas que van a lugares más remotos es donde, sin duda, tendrás los mejores encuentros con la multicultural población birmana.

La población se compone, en efecto, de una gran mayoría de bamar, a los que que se añaden una multitud de grupos étnicos que forman un colorido mosaico: shan, karen, karenni, mon, kachin, chin, rakhine, las comunidades hindúes, bengalís, chinos, nepalís, etc. Imagínate la diversidad que encontrarás, si te atreves a mirar más allá.

Laetitia Santos
30 contribuciones
Actualizado el 24 julio 2015