Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

De paseo por Hampi

Descubre los templos que se encuentran en plena naturaleza, un placer para todos los sentidos.

La magia de Hampi

Hampi es un lugar totalmente mágico, cautivador y situado fuera de su tiempo. No dudes en guardar una semana de tu estancia cuando viajes por India para ir a visitar esta ciudad. No te decepcionará.

La ciudad en sí es muy agradable y tranquila. Esta se extiende a lo largo de un río espectacular y se encuentra en el corazón del estado de Karnataka. Hay un pequeño templo en la ciudad que todavía está activo y que merece una visita por lo interesante que es. Allí podrás encontrar un gran número de hoteles, restaurantes y tiendas para realizar algunas compras. Además es un lugar perfecto para que realices tus compras de recuerdos para amigos, ya que está repleto de tiendas pequeñas en las que podrás encontrar un sinfín de objetos a un precio que te hará reír.

Justo en el medio de la naturaleza, bella y fascinante, conviven más de 400 templos, estatuas y vestigios varios. Todo el conjunto monumental de Hampi está considerado como patrimonio mundial de la UNESCO.

Paseos en bicicleta

Yo fui mucho a Hampi y me pasé días enteros paseando por la naturaleza tropical. La mayor parte del tiempo, lo que hacía era alquilar una bici en la casa en la que me alojaba (casi todos los lugares de alojamiento tienen esta opción) y me iba a pedalear con mi bici de templo en templo.

Es, para mí, la manera más bonita y fácil de descubrir estas joyas arquitectónicas, paseando a gusto de cada uno, yendo de lugar en lugar y parándose cuando uno quiere para explorar los lugares más escondidos y recónditos de la India.

En el pueblo de Hampi

A orillas del río

Recuerdo bastante bien un restaurante de Hampi que era muy bonito y en el que la comida era excelente : el Mango Tree. Situado en la orilla del río que está en la zona de la ciudad, a 5 minutos a pie del centro, allí pasaba yo días enteros sentado en los bancos de las terrazas o en los columpios colgados de un mango por encima del agua, leyendo u observando el ballet que realizaban las piraguas en el río.

De hecho, en uno de los lados del río, se encuentra el pueblo y del otro, una zona arquitectónica con todos los templos, así como diversas casas de alojamiento en medio de la naturaleza y a las orillas del río que recomiendo encarecidamente a todos los viajeros que visiten la India.  

Muchos barcos pequeños, conocidos como cáscaras de nuez, hacen viajes de ida y vuelta de un lado al otro del río, donde los niños se bañan y las mujeres hacen la colada... Un espectáculo muy agradable para la vista mientras disfrutas de un delicioso rollito de primavera cashewnut, la especialidad de la casa.

Nina Montagné
327 contribuciones
Actualizado el 15 julio 2015