Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Los contrastes de Tánger

Tánger la blanca. Tánger la romántica. Tánger la feroz. No faltan los adjetivos para hablar de esta ciudad esquiva que merece, por méritos propios, ser visitada durante una semana entera.

El Puerto de Tánger

Jardín

Tánger es, antes que nada, una ciudad marítima y, sobre todo, una ciudad portuaria. Punto de encuentro entre los continentes y las civilizaciones, acoge todos los días a decenas de barcos de todo tipo (ferrys de pasajeros, cargueros, barcos pesqueros, etc.) que provienen de todo el Mediterráneo y de Europa, pero también del mundo entero.

Sin embargo, Tánger no es una ciudad global como lo pueden ser otros puertos del Mediterraneo, a semejanza de Marsella o Nápoles. Tánger es una ciudad muy marroquí, y particularmente tradicional comparada con sus vecinas del norte de Marruecos, como Casablanca o incluso Rabat.

Pero el ambiente portuario se percibe en el olor del pescado y el mar omnipresente que es una delicia observar desde las colinas y las numerosas terrazas de la ciudad. Se recomienda fervientemente llegar a Tánger por el mar y atravesar el estrecho de Gibraltar desde Algeciras. Cuando África se acerca poco a poco y se adivina la ciudad de Tánger, que comienza a dibujarse delante de las colinas a medida que el barco se acerca al puerto, es un momento particularmente inolvidable y único de una estancia en Marruecos.

La ciudad antigua

Tánger es una ciudad realmente pequeña por lo que es fácil visitarla a pie. Las callejuelas de la ciudad antigua son particularmetne encantadoras e interesantes. Cuando pasees, hazlo sobriamente vestido y cubierto. Efectivamente, la ciudad es muy tradicional y se desaconseja vestir minifaldas, shorts o demasiado escote. Es una marca de respeto de las tradiciones necesaria e indispensable para todos los viajeros.

El zoco de Tánger es particularmente animado y esconde una multitud de tesoros. Encontrarás una gran selección de artesanos de calidad de todo el país, especialmente de joyas y piedras preciosas. Es un mercado ideal para adquirir recuerdos y regalos antes de volver a Europa.

Existen numerosos restaurantes deliciosos en los jardines y patios privados o en las encantadoras terrazas de la ciudad antigua. Un consejo, ¡observa todos los tejados de las casas a la búsqueda de algunas mesas donde degustarás las mejores especialidades de pescado de todo Marruecos!

Entre el Atlántico y el Mediterráneo

La situación de Tánger por sí sola hace soñar a los viajeros del mundo entero y, además, ha inspirado a los artistas durante numerosas generaciones. Efectivamente, situada entre el mar y el oceano, Mediterráneo y Atlántico, a las puertas de Europa y África, la ciudad posee un lado muy simbólico.

¿Hay en el mundo muchas ciudades en las que sea posible decidir por la mañana si queremos bañarnos en el mar o en el oceano por la tarde? Las olas del lado Atlántico son, a menudo, más marcadas y violentas que los dulces remolinos turquesa del Mediterráneo, pero las playas del océano también son más salvajes y tranquilas que las del mar, asaltadas por los promotores inmobiliarios y otros complejos hoteleros turísticos.

Durante tu viaje a Marruecos, no olvides dirigirte en taxi hasta Cap Spartel, a unos 15 minutos de Tánger, ¡desde allí podrás admirar el tumultuoso oleaje del Atlántico!

 

Nina Montagné
327 contribuciones
Actualizado el 10 septiembre 2015
Experiencia añadida !
Puedes añadir otras experiencias a tu proyecto de viaje antes de enviarselo a la agencia local
Ver mi proyecto de viaje