Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

La Gran Muralla: un impresionante hito arquitectónico

Comencemos hablando de su historia: en el 220 a. de C., las autoridades chinas consideraron que era necesario perfeccionar su sistema defensivo. En realidad, fue idea del emperador Qin Shi Huang, que deseaba hacer frente los invasores del norte. Un proyecto megalómano, casi utópico, que sin embargo lograron construir. Los emperadores fueron reuniendo fragmentos de murallas del interior del país y colocándolos a lo largo de la frontera. Esta operación se continuó haciendo de manera ininterrumpida hasta el siglo XVII.

Un proyecto interminable de más de 20 000 km de longitud

La Gran Muralla fue una obra llevada a cabo por todos los emperadores chinos desde el siglo III. Este proyecto común es el auténtico símbolo del milenario Imperio chino. Es una prueba tangible de que en China no hay nada imposible.

El monumento se extiende a lo largo de más de 20 000 km, ¡una auténtica proeza arquitectónica! Comienza al este, en Shanhaiguan, en la provincia de Hebei y finaliza en Jiayuguan, en la provincia oriental de Gansu. Lo más probable es que visites uno de los tramos situados en las proximidades de Pekín. No obstante, podrás elegir entre varios de ellos en función de lo que busques. Generalmente, los tramos que están mejor comunicados y son más accesibles suelen estar repletos de turistas chinos y extranjeros. Hay otros tramos que estás más resguardados, aunque también más alejados, pero te ofrecerán la experiencia única de caminar (prácticamente) en soledad sobre esta gigantesca estructura.

Independientemente del tramo que elijas y del tiempo que dediques a visitarla, ver y pasear por la Gran Muralla será una experiencia que no olvidarás jamás...

La Gran Muralla China

Antes que nada me gustaría advertir que subir las escaleras que conducen al adarve de la muralla es agotador. Una vez que llegues arriba, entenderás el porqué del refrán chino: “Uno no es valiente hasta que no ha subido a la Gran Muralla”. Pero no te preocupes, actualmente existen medios para facilitar la subida. Son diferentes en función del tramo que se visite: teleféricos, telesillas...

Bajo ningún concepto te quedes abajo: andar unos pasos sobre la muralla permite tomar consciencia de la inmensidad de esta obra y observar los muros, los caminos de herradura, las atalayas y las fortalezas. ¡El paseo es único y asombroso!

Una larga muralla con una larga historia

¡Al visitar esta obra, uno se da cuenta de su gran importancia, tanto militar como tecnológica! En efecto, la Gran Muralla es una muestra tangible de hasta qué punto la antigua China era una fuente continua de luchas internas y externas así como de conflictos bélicos entre los pueblos agrícolas y nómadas.

Las autoridades necesitaban establecer un plan político a largo plazo y una estrategia militar defensiva con un fuerte efecto disuasorio. Deseaban mostrar tanto a su pueblo como al resto del mundo su capacidad tecnológica y arquitectónica, así como su poder militar. Todo ello le valdría para posicionarse como el imperio más poderoso del mundo.

En mis conversaciones con los chinos, suelo percibir el orgullo que sienten de poseer una obra de tal calibre. Se trata de un símbolo nacional de la preservación de la seguridad del país y de sus habitantes.

Por último, me gustaría desmentir una falsa leyenda: se dice que la Gran Muralla es la única construcción hecha por el hombre que se puede ver desde el espacio. Lamentablemente, no es cierto... ¡Pero eso no le resta ni un ápice de su grandiosidad ni del reconocimiento que merece!

Emilie Joulia
24 contribuciones
Actualizado el 29 julio 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje