Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Nazareth y sus baños de aguas termales naturales

Nazareth es la tercera ciudad etíope por su población. Ubicada en el centro del país, a unos 100 km de la capital, Addis-Abeba, fue bautizada así en referencia a la ciudad bíblica por el emperador Haile Selassie I. Este nombre, utilizado durante todo el siglo XX, ha dado paso hoy día al antiguo nombre oromo de Adaama (aunque todavía se utiliza el de Nazareth).

Un poco de historia

Nazareth es la capital de la región oromia. A comienzos del siglo XXI, el gobierno etíope decidió transferir el gobierno regional de Addis-Abeba a Adama por razones políticas, provocando así mucha controversia. Según los opositores, esta trasnferencia se tradujo en una pérdida de importancia de la capital del país en favor de Adama, a la vez que buscaría frenar el desarrollo del nacionalismo oromo. De acuerdo con el gobierno, Addis-Abeba no era conveniente desde un punto de vista de desarrollo del idioma, la cultura y la historia del pueblo oromo. Finalmente, tras las elecciones de 2005, las más democráticas de la historia del país, se decidió que las instituciones regionales regresasen a Addis-Abeba, la oposición denunció el tremendo desperdicio de fondos.

Esta anécdota es una buena muestra de algunos de los problemas que padece Etiopía. Desde la instauración del federalismo étnico, el gobierno federal ha trabajado para aislar los centros urbanos de Addis-Abeba, Hara y Dire Dawa, del desarrollo del nacionalismo oromo. El nuevo trazado de la escena política según las "nacionalidades", ha puesto en competición a tres identidades, la oromo, amhara y somalí. En Etiopía la mayoría étnica recae en el pueblo oromo (32,1% de la población), seguida de cerca por la del pueblo amhara (30,2%).

Las termas de Sodere

A 25 km al sur de Nazareth se encuentra la pequeña ciudad de Sodere y sus baños termales naturales de agua caliente. Sodere está unida al río Awash, en el que se pueden observar cocodrilos, algunos pocos hipopótamos y numerosos monos.

 

Para acceder a los baños termales tendrás que continuar un poco después de la ciudad, hasta el Hot Springs Resort. De hecho, el gobierno etíope decidió en 1963 crear un complejo hotelero alrededor de las aguas termales, conocidas por sus beneficios terapéuticos, así que hay que pagar para entrar. Entre los árboles y la vegetación encontrarás una piscina abierta de tamaño olímpico (vacía durante la semana), un hotel, un restaurante, otra piscina y un centro de conferencias. El lugar es muy concurrido durante los fines de semana por la población acomodada de la capital.

Si te acercas como hice yo, en días que no sean festivos, en el lugar encontrarás una tranquilidad total. Es enorme, lleno de árboles y fresco a pesar del calor del ambiente, calmado y salvaje (con un poco de suerte podrás ver cocodrilos descansando a orillas del río que rodea el Resort, así como monos por todas partes), es n auténtico remanso de paz.

En el otro extremo se encuentran los baños termales. Están al aire libre, a descubierto aunque rodeados de muros que dan mayor intimidad y separan a los hombres de las mujeres. También hay a disposición vestuarios y taquillas. Después de descender unos cuantos escalones, verás una cuenca, desde las tuberías de la pared salen grandes chorros de agua caliente. Si te atreves, puedes quedarte unos instantes debajo del chorro, si no, puedes quedarte charlando con los más acostumbrados sentado en el borde con los pies dentro.

Loleh Rustenholz
28 contribuciones
Actualizado el 4 mayo 2016