Covid-19 - ¿Dónde viajar?Saber más
Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?
Madagascar

Cap Masoala, una aventura tropical en un paraíso olvidado

No son muchos los que se atreven a emprender esta aventura, por muy bonita que sea... En la península de Cap Masoala, accesible exclusivamente a pie, ya que no existen carreteras, solo los senderistas con mejor forma física y los más motivados (¿te incluyes?) podrán enfrentarse a su clima húmedo y emprender esta exigente ruta.

Sin embargo, en este bosque tropical poco explorado y que alberga una excepcional fauna, tendrás la ocasión de observar lémures en su hábitat natural y descubrir una reserva marina que garantiza la protección de los manglares y de la laguna, pero también de todos los animales que allí habitan (delfines, tortugas y ballenas). 

¡Una aventura fuera de los circuitos turísticos habituales!

Podrás elegir entre numerosas rutas de senderismo con guías y porteadores... Con solo 3 días de esfuerzo, pasarás por las cataratas de Bevontsira y disfrutarás de paisajes de bosques y arrozales. También puedes optar por la ruta que lleva a Cap Est, que incluye una incursión en el bosque primario, para observar los diferentes ecosistemas del parque. Tendrás que disponer al menos de cuatro días (tres días de caminata y uno de piragua). Aún mejor es la versión larga de esta ruta, con la que bordearás la costa, durante un trayecto de 10 días de caminata. Una garantía de desconexión y de inolvidables encuentros en el fin del mundo...

En esta península de difícil acceso, llamada tanto costa de la vainilla, como del palisandro, de los ciclones y de los piratas, el pueblo costero de Betsimisaraka vive al ritmo de las cosechas, entre las aguas del océano Índico y el manto de color verde intenso del bosque primario.

Vivirás una gran variedad de experiencias, ya que este itinerario va alternando entre paisajes exuberantes y sorprendentes encuentros en un apacible escenario campestre, entre la selva y el océano. En ocasiones, el sendero es interrumpido por un río o un brazo del mar que penetra en la tierra. Para atravesarlos, basta con montarse en una de las piraguas tradicionales que sirven de ferry entre las dos riberas.

Piñas en Cap Masoala @Servane Rigault

Tras la pista de un cautivador aroma...

Se trata de una región desprovista de infraestructuras, pero que rebosa de tesoros naturales excepcionales. La costa que une Maroantsetra con Antalaha presenta más de una etapa de la que emanan fragancias isleñas…

Bordea los meandros de este sendero marítimo protegido, dejándote guiar por los dulces aromas de sus frutas y sus fragancias exóticas. Prepárate para descubrir un secreto celosamente guardado. Mientras avanzas por zonas de claveros y campos de piñas, en ocasiones, el paisaje de la selva deja paso a extensiones de cultivos y plantaciones, los árboles frutales conforman una exuberante y frondosa pared vegetal que flanquea el sendero.

El camino atraviesa también numerosos poblados, por lo que serán muchas las ocasiones en las que conocerás a los habitantes locales y vivirás experiencias de intercambio cultural. La despreocupación general con la que se vive en esta región te transportará a otra época: “mora-mora”, solo importa el presente.

De etapa en etapa, entre sorpresas y encuentros

En los poblados, las mujeres trabajan tejiendo mimbre o seleccionando manojos de vainilla a la sombra de exuberantes árboles o de los soportales. Mientras, los niños corretean tras los escasos senderistas que por allí pasan. Tendrás numerosas ocasiones de participar en las ceremonias locales, ya sea durante una visita a Diego Suárez (Antsiranana), donde se celebran oficios religiosos en la selva en el punto más meridional del noreste malgache, o en un ritual de preparación para la resurrección de los muertos (el famadihana).

El recibimiento no es menos entusiasta y espontáneo en las veladas musicales y los “bailes polvorientos” improvisados en la selva que reúnen a todo un poblado en un ambiente distendido y cordial además de acogedor. ¡No obstante, uno de mis recuerdos más mágicos fue el espectáculo matinal, una danza de ballenas en la que la excepcional luz del alba aportaba a la escena una atmósfera casi de ficción, totalmente atemporal!

Lamentablemente, en las proximidades de Antalaha, última etapa de la ruta, el olor único que se percibe desde los senderos rodeados de plantaciones aromáticas, de repente, desaparece. Pasamos la última página y este emocionante viaje de aventuras toca a su fin...

Servane Rig
16 contribuciones
Actualizado el 15 octubre 2015

Ideas de viaje

  • Clásico
Maravillas del Sur por la RN7
Aprox. 12 días Desde 1.180 €
  • Encanto y lujo
Luna de Miel: Lémures y Playa en Sainte-Marie
Aprox. 11 días Desde 1.480 €
  • Viaje alternativo
Encanto y Tradición Local del Oeste
Aprox. 8 días Desde 1.680 €
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje