Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

La accesibilidad de las personas con discapacidad en Rusia

Rusia no es el país más acogedor para los turistas; como prueba podemos mencionar todos los trámites que hay que realizar para obtener el visado y que pueden alargarse durante semanas. Por ello parece difícil de creer que las personas discapacitadas vayan a contar con todas las facilidades para desplazarse con seguridad.

Situación de las personas discapacitadas en Rusia

Para entender las dificultades a las que tendrán que enfrentarse las personas con discapacidad que viajen a Rusia, es necesario informarse sobre la situación de los 13 millones de discapacitados que viven en el país. El problema de inserción que sufren los discapacitados es un verdadero tema tabú que conduce a la exclusión e incluso al abandono regular de menores. La causa de esta situación es la falta de aplicación de las leyes rusas que velan por los derechos de las personas con discapacidad (ley de 1995 sobre el derecho a las mismas oportunidades y derechos, ley de 2001 sobre la accesibilidad a los edificios).

La firma en 2012 de la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad muestra el retraso que lleva Rusia en este ámbito. Sin embargo, desde hace algunos años y especialmente a partir de la organización de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de invierno de Sochi en 2014, el gobierno ruso intenta mejorar la situación de los discapacitados y ya ha aprobado un «programa de accesibilidad 2011-2015» para poner en marcha infraestructuras que den respuesta a las necesidades de este colectivo.

Tu viaje a Rusia

Esta situación social que sufren las personas discapacitadas en el país explica por qué es probable que encuentres alguna que otra dificultad durante tu viaje a Rusia. Verás que los transportes, las escaleras y los servicios no están adaptados para las personas en silla de ruedas y que entrar en una cafetería o sacar dinero tampoco son tareas fáciles, por no mencionar las estaciones demetro de San Petersburgo y Moscú, que no son totalmente accesibles. Solo el 25% de los autobuses en Moscú están diseñados para las personas discapacitadas. Igualmente, una visita al Kremlin puede ser problemática en vista de la poca accesibilidad que ofrece a las sillas de ruedas. Además las calles que rodean la Plaza Roja estás empedradas, lo que dificulta la marcha de las personas con movilidad reducida.

El suelo empedrado de la Plaza Roja de Moscú

Las dos grandes ciudades del país tampoco favorecen la integración de los invidentes ya que no disponen de señales táctiles ni reflectivas en las aceras o en los transportes públicos.

Sin embargo, hay que destacar que, siguiendo la línea de mejoras que propone el gobierno ruso, ya se están realizando algunos cambios: en San Petersburgo, el MuseodelHermitageesaccesiblegraciasaunascensor- y en ciertos lugares podemos encontrar rampas de acceso y plazas de aparcamiento reservadas a los discapacitados. Existe además una exención de visado para las personas con discapacidad y su acompañante. A pesar de las dificultades, cada vez más viajeros visitan Rusia y viven una experiencia fantástica así que sin duda merece la pena intentarlo.

Ségolène Renoud-Lyat
20 contribuciones
Actualizado el 7 octubre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje