Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Namibia, feudo del turismo comunitario

¿Sabías que Namibia es uno de los pocos países en haber recogido la protección de la naturaleza en su constitución? Eso significa que ni uno solo de los grandes ecosistemas del país se deja atrás en los planes de gestión del territorio. ¡Bastante raro para estar informado!

El Ministerio del Medioambiente y del Turismo está involucrado unánimemente en el trabajo de gestionar los problemas de conservación y desarrollo económico. Se trata del programa CBNRM o "Community-Based Natural Resource Management" (Gestión de los Recursos Naturales Basada en la Comunidad)

Población rural y desarrollo económico

En todo el país, surgen aldeas y campamentos gestionados por la población local. Para los que buscan una Namibia auténtica, esta forma de alojarse es ideal y te permitirá además ayudar a estas comunidades ofreciéndoles un cierto impulso financiero.

A estas zonas rurales que están acondicionadas se las llama "zonas de conservación", agrupamiento de tierras y granjas comunitarias delimitadas como unidades locales de gestión en las que cada comunidad se ocupa de gestionar la conservación medioambiental y el desarrollo económico. Y si bien las comunidades no son profesionales del turismo, la iniciativa, sin embargo, tiene que ser reconocida. Esperemos que no haya desviaciones en las que una cierta folklorización, por ejemplo, acabaría con las tradiciones ancestrales...   

El ejemplo de la zona de conservación de Torra

Un bello ejemplo de éxito en materia de conservación sería el de Torra, tierras del pueblo Damara. Aquí se desarrolló un campamento en el que la mayoría de sus empleados son originarios de la comunidad, la cual se esfuerza notablemente por proteger la fauna de la caza furtiva desde que el turismo les permite vivir, lo que no pasaba antes porque para ellos los animales no tenían un interés directo. Desde ese momento, los guías están orgullosos de poder enseñar antílopes y otros animales, como los elefantes, a los viajeros venidos de lejos para admirar estas bellezas.

La naturaleza está, por tanto, mejor protegida, los pueblos han visto mejorar sus condiciones de vida gracias a los ingresos del turismo y se han desarrollado infraestructuras como por ejemplo escuelas.

Otros ejemplos de campamentos de este tipo se pueden observar un poco por toda Namibia, en los cuales se mezclan encanto, autenticidad, encuentros y precios no necesariamente muy elevados para el viajero.

Laetitia Santos
30 contribuciones
Actualizado el 8 octubre 2015