Covid-19 - ¿Dónde viajar?Saber más
Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?
Brasil

Descubriendo los Lençóis Maranhenses

Increíbles, inolvidables, inimaginables, los superlativos se encadenan al pedir a mis amigos brasileños que me describan los Lençóis. Dunas interminables, lagunas llenas de agua cristalina, todos me presentan paisajes fantásticos. Hay que visitar la región sobre todo entre mayo y agosto, cuando las lagunas todavía están llenas. A partir del mes de septiembre, con la llegada del verano, las lagunas empiezan a secarse.

Barreirinhas, la puerta de entrada hacia los Lençois 

El trayecto en autobús desde São Luís es movidito. A pesar de la corta distancia, hay más de 5 horas en autobús para llegar hasta la pequeña ciudad de Barreirinhas, principal puerta de entrada al Parque. Barreirinhas no presenta ningún gran interés para los visitantes pero es el punto de salida ideal para descubrir dos de las lagunas más bellas del parque.

Para descubrir la "lagoa azul", la excursión comienza en una lancha que te lleva hasta el otro lado del río, le siguen 40 minutos en jeep por un paisaje entre dunas antes de tener que escalar una de las dunas para descubrir un agua entre azul y verde en la que ya sueñas con sumergir la cabeza.El contraste entre la inmensidad de las dunas y el frescor que emerge de las lagunas es impactante.

El paisaje entre dunas de los Lençóis

Desde Barreirinhas también es posible visitar la Lagoa Bonita. Aunque un poco más corto, el trayecto sigue los mismo paisajes. Allí, el agua más clara de un tono diferente a esta laguna. 

Atins, un pueblo en vías de desaparición

Al este del parque, Atins es una pequeña ciudad de 2.000 habitantes a orillas del océano Atlántico. La ciudad también constituye una puerta de entrada al parque.
A menudo los viajeros más aventureros optan por ella porque allí encuentran más tranquilidad que en Barreirinhas. Afectados por los tormentos del Atlántico, el pueblo pierde habitantes poco a poco. Las infraestructuras son mucho más rudimentarias pero el acceso a las dunas es más simple.

A 3 km de la playa, tras una caminata por las dunas, la laguna verde es una de las más famosas de la región. Su nombre proviene del color del agua estancada tras la temporada de lluvias. Un agua transparente, a más de 30 grados, en la que sienta muy bien un baño. Esta excursión, a la que es fácil acceder, es todavía más increíble al final de la tarde, cuando el sol rojo del norte de Brasil se pone progresivamente sobre las extensiones de arena.

Adeline Haverland
35 contribuciones
Actualizado el 16 octubre 2015

Ideas de viaje

  • Clásico
Esencial Brasil e Islas Fernando de Noronha
Aprox. 14 días Desde 1.980 €
  • Viaje alternativo
Vive el Carnaval de Brasil
Aprox. 9 días Desde 1.290 €
  • Viaje alternativo
Ruta de las emociones
Aprox. 14 días Desde 1.840 €
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje