Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Cruzar el Círculo Polar Ártico en la isla de Grimsey

Grimsey es una islita situada a unos 40 kilómetros del norte de Islandia, atravesada por el Círculo Polar Ártico.

Si vas al norte de Islandia, aprovecha para tomar un avión o un ferry y cruzar el mítico paralelo 66° Norte.

Ir a la isla

A esta isla, bastante desconocida, se puede llegar en avión desde Akureyri (una media hora de vuelo) o en ferry desde Dalvik. Yo opté por el barco. El trayecto duró 3 horas y media, saliendo a las 9.00. Fue una excursión de un día y, a la vuelta, pudimos ver dos delfines saltando en mitad del mar. La visita a esta isla debe planearse con un poco de antelación, porque solo hay transportes tres veces por semana.

El pueblo en sí es muy pequeño. Tiene unos 90 habitantes que, sobre todo, viven de la pesca. Sin embargo, además de la pista de aterrizaje y el puerto, podrás encontrar un restaurante, una tienda, un camping y algunas casas de huéspedes. También hay una iglesia construida en el siglo XIX con un altar copiado de una obra de Leonardo da Vinci.

El Círculo Polar Ártico

Grimsey es el único sitio donde, durante un viaje por Islandia, podrás cruzar el Círculo Polar Ártico. Hay un cartel que marca el lugar donde se encuentra esta línea imaginaria, indicando las distancias desde allí hasta las diferentes capitales el mundo. Durante tu viaje, te darán un certificado de haber cruzado el Círculo Polar firmado por el capitán del barco o el piloto del avión. Es un bonito souvenir para llevarse a casa. 

Una isla poblada de aves y focas

La isla tiene una superficie de 5 km, y te dará la sensación de estar en una inmensa pradera llena de ovejas. Muchas aves pueblan los altos acantilados de Grimsey: frailecillos, urias, pingüinos o golondrinas árticas, entre muchas otras. Llévate unos prismáticos para ver a las aves incubando o dando de comer a sus crías en los nidos situados en los flancos de los acantilados. Así también podrás ver a las colonias de focas tomando el sol en la playa, o a las más jóvenes jugar entre las rocas. A veces también se acercan a esta costa las ballenas, ya que el mar allí es muy rico en nutrientes.

Cuando llegues a la isla, toma la ruta que rodea la costa hacia al norte y, después, hacia el este. Es un paseo precioso que te permitirá observar las aves y los magníficos paisajes con total tranquilidad.

Sol de media noche en Dalvik

Ver el sol de media noche

En torno al solsticio de verano, es interesante pasar allí la noche. En efecto, como Grimsey es il isla habitada situada más al norte del país, es el lugar perfecto para ver el sol del media noche. Además, al sur del país, como, por ejemplo, en Reikiavik, podrás ver el fenómeno de la noche en blanco o la claridad continua, pero no el sol de media noche, que baja antes de volver a subir al horizonte. Para la ocasión, se organizan animaciones y degustaciones de productos locales.

La excursión a Grimsey merece que le dediques un día, o incluso dos si vas sobre el 21 de junio para poder festejar la llegada del verano y el sol de media noche.

Marielle Awad
116 contribuciones
Actualizado el 21 septiembre 2015