Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Geografía y clima en Croacia



Paisajes croatas

Croacia es un país de pequeño tamaño cuya forma de croissant se reconoce muy fácilmente. Posee un relieve variado que se divide en dos partes distintas.

Rivera Krupa, Croacia

Llanuras, lagos y colinas se extienden del norte al este del país. Es el caso de la región central en la que se encuentran Zagreb y sus alededores, así como Eslavonia. Esta última es una región poco turística, bastante alejada de la zona costera y que se encuentra enclavada entre Bosnia Herzegovina, Serbia y Hungría. A pesar de su ubicación, se trata de una zona muy pintoresca y acogedora que sin duda merece una visita.

La segunda zona se extiende a lo largo de sus 1 777 km de costa y posee un litoral accidentado que recuerda a los paisajes de las calas del sur de Francia, pero en versión gigante. Es el interés principal para los turistas que vienen a disfrutar de sus aguas cristalinas y paisajes marinos (que todavía están bastante bien conservados). A esto hay que añadir las no menos de 1244 islas e islotes. Entre estas dos zonas tan distintas se encuentra un macizo montañoso rodeado de árboles. Esta es la zona más salvaje del país, donde aún viven animales salvajes, tales como osos, gamuzas o linces. Esta diversidad de terrenos hace que Croacia sea un país muy variado a nivel paisajístico y, por tanto, también una región que merece la pena visitar.  

El lago verde del Parque nacional de los lagos de Plitvice, Croacia

El tiempo en Croacia

Croacia es un país que se puede visitar durante todo el año, aunque muchos turistas solo van en temporada alta para poder disfrutar de la costa y de sus playas. Al contar en su mayoría con un clima mediterráneo, las temperaturas son agradables entre abril y octubre y el termómetro sube como la espuma entre junio y agosto. Los inviernos son suaves y las temperaturas no suelen bajar de los 0ºC. En zonas de interior hace más frío, pero aun así sigue siendo soportable.

Las mejores épocas para viajar son la primavera y el otoño, pues las temperaturas son más suaves y hay menos turistas. Viajar en esa época te vendrá muy bien si cuentas con hacer senderismo o visitas.

Playa con vistas a Dubrovnik

En cambio, si lo que prefieres es centrar tu viaje en las playas y las salidas, lo mejor es que vayas en julio y agosto. Las discotecas y pubs abren todos los días, el agua está caliente y las fiestas están en su punto álgido por todas partes. 

Emmanuelle Bluman
197 contribuciones
Actualizado el 21 julio 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje