Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Descubrir y conocer cosas en Gili Trawangan

Gili Trawangan, la más lejana de Lombok, es una isla turística muy apreciada por los "mochileros", procedentes de todo el mundo en busca de relax. Un rincón perfecto para todo aquel a quien le guste descubrir.

La isla de Gili Trawangan

A diferencia de Bali, repleta de actividades culturales, las Gili (que significa islas, en sasak) atraen bastante a los viajeros que buscan un poco de descanso. Aparte de los deportes al aire libre, como buceo o surf, no hay precisamente demasiadas actividades agolpándose en las puertas. Uno puede descansar en playas o bares, para relajarse y disfrutar Es como dejar de correr por un momento... es la sensación que tuve en Gili Trawangan. Imaginaos una isla paradisíaca, cocoteros, aguas de color turquesa sobre las que los barcos se mecen... Se puede recorrer a pie, en 3 horas como mucho. La calle principal, un camino de tierra que corre a lo largo de la costa, presenta una sucesión de restaurantes y bares, frente al mar, pero también hoteles de lujo, bien integrado todo en el paisaje. En el centro de la isla está el pueblo, que se inunda por completo con las lluvias. Puede daros la sensación de retroceder varios siglos.

 Gili Trawangan no vive sino que del turismo. Hoteles y restaurantes han surgido como setas en el lado este de la isla. En 15 años, los precios se han triplicado; la costumbre del trueque se pierde, pero los precios siguen siendo razonables para los europeos. EnGili Trawangan, la pequeñez invita a conocer y empuja a la apertura a los demás. Es la isla donde conocí a más gente, entre turistas y locales, durante mi viaje por Indonesia. Esta isla no ha estado habitada sino que desde los años 90, inicialmente por buceadores. Por tanto, los habitantes que conocí son o de Lombok o de Bali, o de las islas de los alrededores. Son gente muy cercana, de los que se acercan enseguida a uno en cuanto se desembarca en la isla. De hecho, todavía no habíamos puesto un dedo del pie en la arena, que ya una multitud de personas se reunían alrededor de los barcos para ofrecer alojamiento: una verdadera feria itinerante de los hoteles. Gente gritando y sacudiendo las pancartas. 

Fue en ese momento que conocí a hombres jóvenes con un gran corazón y una sonrisa, se llamaban Putu y Robert. Robert, de Lombok, siempre con una guitarra o una tabla de surf en la mano, y Putu, de Bali, ultra servicial. Estos dos personajes popularísimos en la isla (que no es muy grande, y por tanto todo el mundo los conoce) han servido como guías para escalar la montaña para unas magníficas vistas, nos ayudaron en el alquiler de bicicletas, nos hicieron saborear el vino de arroz y el licor de palma, y nos presentaron a sus amigos.

La fiesta en Gili Trawangan, ¿mito o realidad?

A Gili Trawangan se la conoce como Party Island (isla de la fiesta). Algunas personas en busca de tranquilidad, huyen de allí; otros la dejan desilusionados por el ruido y la actitud de los turistas, deambulando, borrachos o drogados. En la isla, no hay policía, sino un jefe del pueblo: muchas drogas circulan libremente, y los cócteles a base de setas alucinógenas se venden sin problemas en las tiendas. Recordad que todas las drogas, salvo las setas, son ilegales en Indonesia, bajo pena de prisión e incluso de muerte. 

En cualquier caso, fuera de temporada, Trawangan es relativamente tranquila. De día, los viajeros descansan en los sofás de bares o restaurantes, en la orilla, y donde se puede escuchar durante todo el día a Bob Marley. Si bien es cierto que se organizan fiesta cada dos o tres días alternandose entre los bares o restaurantes de la isla, se dice que en temporada alta aquello se transforma en un infierno, con demasiada gente y demasiado alboroto. Esas fiestas son, además, oportunidad de conocer a turistas de todo el mundo.

Así, en un ambiente relativamente amable, uno puede llegar a conocer holandeses, ingleses, alemanes, estadounidenses, además de a los locales. ¡Estas veladas sólo tienen lugar en la orilla del mar! Bello contraste: entre la costa este, rica y festiva, y el pueblo, pobre y auténtico. En este último, los locales de cierta edad miran, con algo de desilusión, a las chicas extranjeras vestidas para salir. Trawangan tiene dos aspectos contradictorios: las noches de turistas borrachos alternan con las llamadas a la oración del muecín a las 4 de la mañana (la población es musulmana). Pero este sistema frágil, único en su género, parece funcionar y los jóvenes isleños se entremezclan con los turistas.

Break dance en Gili Trawagan

Si la estancia se alarga semanas, uno se puede cruzar a menudo con las mismas personas. ¡Es una isla tan pequeña que este hecho le da un toque familiar! Algunos de ellos os invitarán a hacer surf, otros a la piscina de su hotel, o incluso a jugar a volley playa. 

Otro lugar de encuentro: el mercado de la noche y Warungs 

¡Los mercados nocturnos, organizados regularmente en la plaza principal, son un verdadero placer! ¡Se comen platos locales suculentos y muy baratos! La gente pasea entre los diferentes stands y escoge su menú. Mesas y bancos se ponen a disposición. Ya sea en las gradas de cola, o en mesas de madera, al lado de otros, ¡las conversaciones se forman inevitablemente! El ambiente es muy agradable. También hicimos amigos en los warungs, unas tiendas donde hacen cocina tradicional local, en el centro del pueblo. 

Gili Trawangan puede ser un lugar tranquilo (fuera de temporada) o muy festivo. ¡Allí nos quedaríamos una buena temporada!

Lisa Gaillard
101 contribuciones
Actualizado el 18 marzo 2016
Experiencia añadida !
Puedes añadir otras experiencias a tu proyecto de viaje antes de enviarselo a la agencia local
Ver mi proyecto de viaje