Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?
Port Louis

Port Louis (Isla Mauricio)

Informaciones prácticas sobre Port Louis

  • Relajación
  • Encuentro locales
  • Romántico
  • Playa / Estación Balnearia
  • Isla
  • Montaña
  • Lugar o Monumento histórico
4 / 5 - 3 opiniones
Cómo ir
A 13 horas de vuelo desde París
Cuándo viajar
En diciembre
Duración mínima
2 a 3 días

Opiniones de viajeros sobre Port Louis

Rachel Feeser Gran viajero
6 opiniones en total

Port Louis, capital y ciudad más importante de Isla Mauricio, un auténtico puerto abierto al océano Índico con paisajes y relieves hermosos de verdad.

Aconsejo:
Port Louis es el destino ideal para viajes románticos en pareja, o sencillamente para personas que buscan un lugar hermoso.
Mi opinión

Esta ciudad de Isla Mauricio se encuentra en primera línea de mar, al pie de dos montañas, y ofrece muy buenos relieves. Este capital, a pesar de su parte moderna con edificios, ha mantenido una parte, con autenticidad en sus calles, y en sus casas típicas criollas. Entre sus diversos museos, disfruté especialmente el 'Blue Penny Museum ", que rinde homenaje a la herencia de Isla Mauricio. La población es, sin embargo, de las más acogedoras..

Os aconsejo que, durante vuestro viaje por Isla Mauricio, os déis un paso por la línea de mar del famoso Caudan, donde se encuentra un gran número de tiendas y restaurantes. Sin embargo, es mejor para pasear por la tarde para evitar la actividad de zumbido que se puede ver en la tarde.

Por mi parte durante el día, preferí ir al mercado central, que es muy animado, lleno de aromas, sabores y colorido local. También podéis ir al campo Mars, donde está el hipódromo más antiguo del océano Índico. Y, por último, para disfrutar de una visión general de Port-Louis, fui a Fort Adelaide que domina la ciudad y ofrece un panorama de lo más agradable.

Sin embargo, hay un "pero": he observado que la isla está ligeramente demasiado orientada hacia el turismo, y desgraciadamente el lago no estaba tan bien como yo esperaba.

Antoine d'Audigier Gran viajero
122 opiniones en total

Una capital llena de cultura, con muchos productos, ideal para los adeptos a las compras.

Aconsejo:
Visitar el mercado cubierto de Port-Louis implica sumergirse en medio de la diversidad cultural y artesanal de Mauricio: ¡no dudes en acercarte!
Mi opinión

La capital de la isla de Mauricio constituye un centro de comercio y actividades culturales y urbanas de excelencia. El gran mercado cubierto de Port Louis es como una cueva de Alí Baba, llena de telas y especias así como productos artesanales y gastronómicos que te encantarán a lo largo de tu viaje por Mauricio.

No soy un comprador nato, pero me gustan estos ambientes, estos colores y olores, sin olvidar los sabores deliciosos (algo culpables) del dhall poori y de las faratas o tartas saladas con especias y grasa.

Mientras hacía la digestión me di un apacible paseo por el borde del puerto. Estuve deambulando por las distintas tiendas en busca de una brizna de aire acondicionado para refrescarme; también contemplé los muchos veleros que incitan a viajar.

Blandine Collenot Gran viajero
24 opiniones en total

Capital de la isla, es una ciudad muy animada y llena de contrastes.

Aconsejo:
Ven a dar una vuelta por el bazar central, te quedarás alucinado con las montañas de frutas y verduras. Ven a conocer el museo del dodo.
Mi opinión

Port-Louis es una ciudad increíblemente diversa en la que tuve la oportunidad de pasar unos cuantos días. Por un lado tienes el Waterfront, con sus diferentes tiendas (en especial de artesanía) y restaurantes, muy "esterilizados", al estilo occidental. Si te metes por el túnel que va hasta el otro lado de la carretera, te encontrarás rápidamente con las calles llenas de gente, con vendedores y sus artículos que te intentarán vender de todo en la misma acera.

Mi calle favorita es en la que se encuentra el bazar central. Con todos los vendedores a derecha e izquierda en las aceras, uno se creería estar un poco como en la corte de los milagros. Y cuando entramos en el mercado, nos quedamos impresionados por todas esas frutas y verduras que hay expuestas. Cada comerciante se propone formar una pirámide con todo lo que vende, dando un resultado realmente bonito. Puede ser que un hombre amigable te proponga mostrarte una u otra cosa del mercado: pudiera parecer muy amable, pero debes saber que probablemente se trate de un gancho para clientes que te llevará seguramente a la tienda de algún familiar suyo. Aunque en los productos alimentarios no se regatea mucho, no hay que dudar en hacerlo al comprar artesanía (que normalmente procede de Madagascar, por unos precios ridículos), ya que el precio puede llegar a ser más del doble. Si te toman por un turista con dinero, tendrás que regatear sin piedad. O ir a ver al vecino, que seguro que te hace un precio mejor.

También puedes ir a pasear por la ciudad, buscando con la mirada los restos de la arquitectura colonial que embellecen un buen número de casas. Visita el museo de historia natural, muy pequeño pero cuya entrada es gratuita, y contiene al famoso dodo, desaparecido hace cientos de años debido a la glotonería de los marineros que pasaban. También hay un barrio chino, con muchas calles por las que perderse... ¿Por qué no dejarte seducir por un sari? Son realmente hermosos por aquí, incluso los más sencillos.

¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje