Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

10 consejos para un viaje sostenible en familia

Por Seb & Laura - Les Globe Blogueurs, el |

Viajar en familia es una experiencia que enriquece y une. También es un momento perfecto para concienciar a tus hijos sobre el medio ambiente y para despertarles el interés en viajar de una manera diferente. Cuidar la naturaleza, interesarse por las costumbres locales o reflexionar sobre las elecciones propias son nociones básicas para aprender a vivir de forma plena y sostenible, tanto en casa como en otros lugares.

¿Cómo viajar de manera sostenible con hijos?¿Cómo viajar de manera sostenible con hijos?¿Cómo viajar de manera sostenible con hijos?¿Cómo viajar de manera sostenible con hijos?

Aquí os presentamos nuestros 10 consejos para viajar de manera sostenible sin restar protagonismo a la diversión:

  1. Fomentar el transporte público
  2. Compensar las emisiones de carbono
  3. Preparar una maleta que reduzca los residuos a cero
  4. No dejar ningún rastro tras vuestro paso
  5. Limitar el consumo de agua y energía
  6. Consumir alimentos locales y sostenibles
  7. Optar por un alojamiento respetuoso con el medio ambiente
  8. Elegir actividades que respeten a los animales
  9. Conocer y respetar a las personas y sus costumbres locales
  10. Confiar en una agencia de viajes sostenible

1. Fomentar el transporte público

Viajar significa desplazarse. Para viajar de manera sostenible, es importante el fomento de los medios de transporte no motorizados, como a pie o en bicicleta. Sin embargo, cuando se viaja en familia no siempre es posible recurrir a ellos. Para limitar vuestra huella, optad por el transporte público. Coged los car-rapide (camionetas que hacen a veces de autobuses) si viajas a Senegal, subid al tren que pasa por encima de las plantaciones de té en Sri Lanka o utilizad el ferry si estáis Noruega. Además de ser ecológico, es una buena forma de estar totalmente inmerso entre locales.

Viajando en tren con los localesViajando en tren con los localesViajando en tren con los localesViajando en tren con los locales
Viajando en ferry en NoruegaViajando en ferry en NoruegaViajando en ferry en NoruegaViajando en ferry en Noruega

2. Compensar las emisiones de carbono

También se pueden compensar las emisiones de carbono en caso de que nos desplacemos en transportes motorizados que sí emiten gases de efecto invernadero (avión, tren, coche). El primer paso es calcular las emisiones que generará el viaje. Sitios como la fundación Good Planet ofrecen calculadoras fáciles de usar. Esta cantidad de carbono se convierte después en una contribución que se pagará para financiar un proyecto de reducción de gases de efecto invernadero. Hay muchos más proyectos: la reforestación, la instalación de digestores de biogás o la distribución de cocinas económicas. Además de sus efectos positivos en el medio ambiente, también contribuyen a mejorar las condiciones de vida de las personas.

Nuestro consejo: Para involucrar a tus hijos en este proceso, permíteles elegir el proyecto o proyectos en los que implicarse.

En el avión con los niñosEn el avión con los niñosEn el avión con los niñosEn el avión con los niños

3. Preparar una maleta que reduzca los residuos a cero

Cualquier tipo de basura se puede evitar, desde una botella de agua abandonada en la playa hasta bolsas de plástico desechadas en un sendero. Para ello, aprovisionaos de accesorios prácticos, ecológicos y divertidos de “cero residuos” al hacer la maleta:

  • Botellas de agua, isotérmicas o no, con o sin filtro según el destino.
  • Pajitas de acero inoxidable para que tus hijos puedan sustituir fácilmente las pajitas de plástico.
  • Bolsas de tela de diferentes tamaños para hacer las compras a granel y así evitar las bolsas de plástico.
  • Cosméticos sólidos. ¡Incluso puedes hacerlos con tus hijos antes del viaje!
  • Cubiertos de bambú, cajas herméticas y tazas plegables para preparar picnics o probar la comida callejera.
  • Toallitas húmedas, toallas y pañuelos de papel que se pueden lavar y secar fácilmente si es necesario.

4. No dejéis ningún rastro tras vuestros pasos

La naturaleza es una fuente de infinitas maravillas cuando viajamos, pero, aunque parezca grandiosa y hermosa, hay que tener en cuenta que se trata de un entorno muy frágil. Una fragilidad que a veces puede ser difícil de percibir tanto para los pequeños como para los mayores. Mover una piedra, recoger una flor o pisar el musgo pueden parecer acciones inofensivas, pero estas pueden causar repercusiones negativas en el ecosistema. Al caminar, haciendo senderismo o simplemente paseando, la clave es no dejar ningún rastro de vuestro paso por allí. Se trata simplemente de permanecer en los senderos señalizados, no coger o dañar nada, y no dejar residuos.

Descubrir la naturaleza sin dejar ningún rastroDescubrir la naturaleza sin dejar ningún rastroDescubrir la naturaleza sin dejar ningún rastroDescubrir la naturaleza sin dejar ningún rastro
No dejéis ningún rastro tras vuestros pasosNo dejéis ningún rastro tras vuestros pasosNo dejéis ningún rastro tras vuestros pasosNo dejéis ningún rastro tras vuestros pasos
Viaja de manera sostenible con tus hijosViaja de manera sostenible con tus hijosViaja de manera sostenible con tus hijosViaja de manera sostenible con tus hijos
Disfruta la naturaleza con tus hijosDisfruta la naturaleza con tus hijosDisfruta la naturaleza con tus hijosDisfruta la naturaleza con tus hijos

5. Limitar el consumo de agua y energía

Los rituales diarios son también pretextos para concienciar sobre los problemas medioambientales, por ejemplo, el acceso al agua o a la energía. En islas como Zanzíbar o Bali esta cuestión es crucial. Los viajeros pueden usar hasta 16 veces más agua que los residentes. Estar atento a vuestro consumo no es por lo tanto un acto insignificante. Nadar en un entorno natural en lugar de en la piscina, hacer duchas económicas utilizando un pequeño barreño (tus hijos lo encontrarán muy divertido), desconectar los cargadores, etc. Cualquiera de estos consejos no conlleva ningún esfuerzo sobrenatural y los resultados positivos son inmediatos.  

El agua, un recurso a preservar en los viajesEl agua, un recurso a preservar en los viajesEl agua, un recurso a preservar en los viajesEl agua, un recurso a preservar en los viajes

6. Consumir alimentos locales y sostenibles

Uno de los muchos placeres de un viaje es descubrir nuevos sabores, ¡así que no os privéis! Probad frutas y verduras exóticas, especias coloridas y platos únicos en mercados locales, puestos callejeros o restaurantes. En el mejor de los casos, obtendréis un momento de puro placer, en el peor os echaréis unas buenas risas. En estos establecimientos, gestionados normalmente por familias, cuidarán de las necesidades de tus hijos. También encontrarán compañeros para mantenerse ocupados mientras esperan su comida. De esta manera podréis participar en la economía local mientras estimuláis el paladar.

Probar la comida local en los viajesProbar la comida local en los viajesProbar la comida local en los viajesProbar la comida local en los viajes

7. Optar por un alojamiento respetuoso con el medio ambiente

Los establecimientos gestionados por familias (guest house, pequeños hoteles o pensiones), son un buen punto de partida para una vivienda ecoresponsable. Su arraigo al territorio local favorece el encuentro, el desarrollo de la economía local y la integración plena en el entorno.

Para alojamientos de gama más alta aprovechaos de los lugares que ya tienen en marcha iniciativas de sostenibilidad. Para ayudarte con ello, planteamos aquí algunas preguntas que debes hacerte:

  • ¿Respeta el hotel o alojamiento su entorno natural? ¿Fue necesario destruir un área natural para construirlo?
  • ¿Tiene el sitio alguna política de reducción de residuos? Reciclaje, accesorios reutilizables en lugar de desechables… ¿Hay iniciativas para promover las energías renovables o el ahorro de energía?
  • ¿Contribuye el establecimiento a la economía local? ¿Se presta especial atención a los proveedores locales?
Ecolodge, viajar de manera sostenible con tus hijosEcolodge, viajar de manera sostenible con tus hijosEcolodge, viajar de manera sostenible con tus hijosEcolodge, viajar de manera sostenible con tus hijos
Alojamiento sostenibleAlojamiento sostenibleAlojamiento sostenibleAlojamiento sostenible
Ecolodge con tus hijosEcolodge con tus hijosEcolodge con tus hijosEcolodge con tus hijos

8. Elegir actividades que respeten a los animales

Observar a los animales en su entorno natural es uno de los momentos más mágicos de un viaje familiar y ofrecer esta oportunidad a tu hijo es un regalo incalculable. Para mantener la magia de la experiencia asegúrate de que las condiciones de observación sean respetuosas con los animales y el medio ambiente.

Observación de ballenas con tus hijosObservación de ballenas con tus hijosObservación de ballenas con tus hijosObservación de ballenas con tus hijos
Observación de aves con tus hijosObservación de aves con tus hijosObservación de aves con tus hijosObservación de aves con tus hijos

Nuestros consejos para elegir las actividades con animales:

  • Una vez en el lugar, pregunta a otros viajeros sobre sus sensaciones durante la actividad.
  • Habla con los guías para saber cuál es su perspectiva sobre el respeto a los animales (distancia de aproximación, número de personas o vehículos que pueden acercarse, interacción con los humanos...).
  • Descarta las actividades en las que se obliga o alimenta a los animales, excepto ciertas iniciativas, como los refugios para animales heridos.
  • Desconfía de los proveedores que prometen al 100 % ver a un animal en particular. La observación de animales es sobre todo una cuestión de suerte.

9. Conocer y respetar a las personas y sus costumbres locales

Los paisajes, por muy excepcionales que sean, no sustituyen la inmensa felicidad de compartir experiencias con la gente. Conocer a los lugareños, interesarse por ellos, por su cultura, por su sabiduría, todo forma parte de la aventura de viajar. También es una forma sencilla de agradecer y promover la dignidad de los pueblos que a veces se ven perjudicados por los clichés.

Tomaos vuestro tiempo, observad y sonreíd. Son herramientas ideales para encontrarse en situaciones inusuales como preparar albóndigas con una familia en Marruecos, ayudar a los pescadores de Sri Lanka a recoger sus redes en la playa, jugar al awalé en un mercado senegalés o probar erizos de mar recién recolectados en Filipinas.

Estos momentos pueden dar lugar a preguntas, especialmente para los niños que se sorprendan al descubrir nuevos usos o costumbres. Estas cuestiones en las reuniones familiares son unos valiosos primeros pasos para desarrollar la tolerancia y la apertura cultural.

Encuentro con pescadores filipinos en un viaje en familiaEncuentro con pescadores filipinos en un viaje en familiaEncuentro con pescadores filipinos en un viaje en familiaEncuentro con pescadores filipinos en un viaje en familia

10. Confiar en una agencia de viajes sostenible

Cuando quieras organizar vuestro viaje a través de una agencia tienes muchas propuestas. También en este caso, la elección de una agencia de viajes determinará la sostenibilidad de tu viaje. Evaneos te ofrece ponerte en contacto con agencias locales, algunos de las cuales son especialistas en viajes familiares, que viven y conocen la zona a la perfección. Se eligen según criterios estrictos que tienen en cuenta el hecho de promover la economía local y ofrecer servicios y actividades que respeten el medio ambiente y a las personas.

Viaje en familia en CanadáViaje en familia en CanadáViaje en familia en CanadáViaje en familia en Canadá