Destinos
Mejores destinos en América Central
Otros destinos en América Central
Mejores destinos en Medio Oriente
Otros destinos en Medio Oriente
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Descubre Sri Lanka, la perla del Índico: razones para viajar

Por María, el

Justo debajo de la India, como si se hubiese desprendido de ella para ser un paraíso independiente en la Tierra, se encuentra Sri Lanka. Esta isla con forma de lágrima no es un destino conocido entre el turismo tradicional, sin embargo fue elegida este año por Lonely Planet como “destino estrella 2019”.
Voyageuse au sanctuaire des éléphants de Polonnaruwa au Sri LankaVoyageuse au sanctuaire des éléphants de Polonnaruwa au Sri LankaVoyageuse au sanctuaire des éléphants de Polonnaruwa au Sri LankaVoyageuse au sanctuaire des éléphants de Polonnaruwa au Sri Lanka

“Una bonita coincidencia” fue quizás lo que pensaron los árabes marineros al descubrir en sus exploraciones Sri Lanka, que en su momento denominaron Serendib (o en español, serendipia). A medio camino entre África, Oriente Medio y el Sudeste Asiático, este destino desborda maravillas naturales.

Por eso mismo Sri Lanka es también un crisol de culturas. Han pasado por allí desde los indios, hasta los portugueses o ingleses, dejando cada uno una pequeña -o gran- influencia que se palpa a día de hoy.

Es el momento de descubrir este pequeño paraíso, alejado del turismo de masas, donde todavía los viajeros pueden disfrutar de la hospitalidad sincera de los locales, de una naturaleza prácticamente intacta, de un país en estado puro. Sigue leyendo y descubre los mejores motivos por los que viajar a “la perla del Índico”.

Playas de Sri LankaPlayas de Sri LankaPlayas de Sri LankaPlayas de Sri Lanka

1. Paisajes maravillosos a cada paso

A pesar de su pequeño tamaño, Sri Lanka ofrece una enorme variedad geográfica. Cada lugar es diferente, los paisajes cambian en un abrir y cerrar de ojos. Y lo mejor de todo es que la mayoría de espacios naturales están prácticamente vacíos e intactos.

Un destino imperdible que sorprende a cualquier viajero son las plantaciones de té en las Tierras Altas. Uno de los lugares míticos es Nuwara Eliya, donde las montañas verdes cubiertas de plantaciones de té moldean todo el paisaje. Entre las terrazas destacan las mujeres tamiles recolectoras, vestidas con sus coloridos saris y cargando a la espalda grandes cestos llenos de finas hojas.

Plantaciones de té en Sri LankaPlantaciones de té en Sri LankaPlantaciones de té en Sri LankaPlantaciones de té en Sri Lanka

Un paisaje de altura es el Pico de Adán, una maravilla que supera los 2000 metros. Es famoso no solo por ser el pico más alto de todo el país, sino también por ser un lugar sagrado para diferentes religiones, por la existencia de una huella marcada en una de las rocas, que quizás pertenezca a Adán, Shiva o Buda, según sus creyentes. 

Y para los amantes del mar, las playas de Sri Lanka son todo un regalo. En Tangalle te toparás con una explosión de colores, por su arena dorada, las palmeras rodeando la costa y el agua de un color que solo el océano Índico posee. Y en Koggala con la mítica estampa de los “pescadores zancudos” al atardecer.

2. Un cruce de culturas milenarias

Sri Lanka es un país de costumbres y tradiciones, donde conviven varias culturas diferentes por las huellas que han dejado los diferentes pobladores. Destaca especialmente la cultura budista, que se va descubriendo a través de sus numerosos templos y complejos arqueológicos por todo el país.

El llamado “Triángulo Cultural” hace referencia a la región central del país, englobando diferentes puntos de interés. Kandy es considerada una de las ciudades más sagradas, entre montañas y a orillas de un lago. Allí se encuentra el Templo del Diente de Buda, que según las creencias guarda esa misma reliquia.

Los templos de las Cuevas de Dambulla son otro lugar imprescindible donde aprender más sobre el budismo. Pinturas de colores y esculturas de Buda dan la bienvenida en este lugar ancestral. Sigue hacia las antiguas ciudades de Anuradhapura y Polonnaruwa para disfrutar de las enormes ruinas.

Uno de los puntos más emblemáticos de Sri Lanka es Sigiriya (Roca del León). Ahora solo quedan ruinas de lo que fue el antiguo reino que allí floreció, pero los frescos en las laderas y los jardines que lo rodean son de gran belleza. Eso sí, las mejores vistas de este lugar sagrado se ven desde lo alto de la roca Pidurangala.

3. Una gastronomía con sabor a especias, picante y exotismo

Las especias y en concreto el picante -muy picante-, son los protagonistas de la gastronomía cingalesa. Cuentan con una cultura gastronómica muy extensa que recuerda bastante a la india. El curry, cardamomo, comino, o canela, por nombrar algunas, son especias que no faltarán en los platos.

Gastronomía sri lankesaGastronomía sri lankesaGastronomía sri lankesaGastronomía sri lankesa

En un viaje a Sri Lanka es imprescindible probar el Kottu, una mezcla de verduras, pollo y carne muy troceado, especiado con curry, pimienta, jengibre y chili, acompañado del delicioso y tradicional pan de roti. Para endulzar el paladar nada mejor que los Kokis, un dulce típico hecho con harina de arroz y leche de coco, fritos y crujientes. Nunca faltan en el Año nuevo tamil y cingalés.

Y por supuesto, durante todo el viaje se disfrutará del delicioso té negro de Ceilán. Sri Lanka es uno de los mayores productores y exportadores de té del mundo y esta variedad es altamente valorada. Todo el proceso de prensado, fermentación y secado se realiza de forma natural, de principio a fin.

4. Uno de los países con mayor biodiversidad del mundo

Al pensar en safaris el destino más común que viene a la mente generalmente es África pero, ¿sabías que Sri Lanka es uno de los países con mayor biodiversidad de todo el mundo?  Este destino cuenta con numerosos parques nacionales y reservas naturales donde poder avistar animales salvajes en libertad.

Sri Lanka es el país de Asia con mayor densidad de elefantes y el mejor lugar donde encontrarlos es en el Parque Nacional de Minneriya. Es muy común ver enormes manadas desplazarse por los verdes prados o incluso bañándose en los lagos.

Polonnaruwa, santuario de elefantes en Sri LankaPolonnaruwa, santuario de elefantes en Sri LankaPolonnaruwa, santuario de elefantes en Sri LankaPolonnaruwa, santuario de elefantes en Sri Lanka

Asimismo, Sri Lanka cuenta con un gran número de leopardos, especialmente en el Parque Nacional Yala, ya que no tienen que compartir hábitat con otros depredadores. Si estás atento podrás verlos descansar tumbados en una rama o quizás cuando salen a dar un paseo entre la frondosa naturaleza.

Y para hacer un safari marino, un sitio muy especial es Mirissa. Es un pueblo costero con mucho encanto, lleno de palmeras y rincones donde relajarse. Pero además, es un “santuario” de ballenas y otros cetáceos. Las probabilidades de ver al gigante azul, incluso a delfines saltando rápidamente, son muy altas, mientras das un maravilloso paseo en barco.

5. Experiencias singulares

Viajar ya no solo consiste en visitar lugares y tachar “imprescindibles” de la lista. Lo realmente interesante es poder vivir experiencias, únicas según el destino, en las que disfrutar, aprender, conocer gente local y profundizar en sus costumbres. Sri Lanka ofrece experiencias singulares para cualquier tipo de viajero.

Una de nuestras favoritas es hacer el trayecto en tren hasta llegar a las plantaciones de té. Súbete a bordo en Kandy y disfruta de las bellas vistas hasta llegar a Ella, a ritmo lento como en los trenes de antaño, disfrutando del aire fresco y aromático que se cuela por las ventanillas. Un viaje que evoca romanticismo y nostalgia.

El tren: medio de transporte típico de Sri LankaEl tren: medio de transporte típico de Sri LankaEl tren: medio de transporte típico de Sri LankaEl tren: medio de transporte típico de Sri Lanka

Sri Lanka es un viaje de emociones fuertes, por lo que una experiencia de bienestar resulta muy atractiva. Recomendamos un tratamiento Ayurveda, practicado en el país desde hace 4000 años, relacionado con la medicina tradicional. El viajero disfrutará de masajes con aceites esenciales y vegetales, degustará platos locales saludables y realizará una sesión de yoga y meditación. Lo mejor para equilibrar cuerpo y mente en un entorno único.

Para seguir aprendiendo del país, nada mejor que adentrarnos en su gastronomía: puedes realizar una clase de cocina con una familia local. Una experiencia que incluye un paseo por el mercado local para aprender sobre las diferentes especias y materias primas, la preparación de platos típicos y una extensa degustación. Volverás a casa cargado de nuevas recetas con las que sorprender a tus invitados.

Los más aventureros no podrán irse sin ascender hasta el Pico de Adán para ver el amanecer. Es un lugar de encuentro para peregrinos budistas y amantes del trekking. La subida comienza sobre las 2 de la mañana, y a lo largo de más de 5000 escalones disfrutarás no solo de las vistas, sino también de paradas para tomar té y dulces y llenarte de energía. Una vez vez arriba, podrás ver salir el sol tras las montañas, mientras de fondo escuchas como un peregrino toca la campana del templo y hace sus ofrendas.

Playa Mirissa y pescadores zancudos en Sri LankaPlaya Mirissa y pescadores zancudos en Sri LankaPlaya Mirissa y pescadores zancudos en Sri LankaPlaya Mirissa y pescadores zancudos en Sri Lanka

En un mismo viaje, de alrededor 2 semanas, es posible recorrer casi toda la isla. Aunque todas las personas que han viajado se han enamorado del país, por lo que siempre se prometen volver y seguir descubriendo.