Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Historia de Túnez

Túnez ha sido el escenario de varias guerras y periodos de ocupación que han contribuido a forjar la identidad de este pequeño país del Magreb.

Una sucesión de conquistas en territorio tunecino

Túnez fue una gran potencia comercial gracias a la fundación de Cartago, una ciudad muy próspera fundada alrededor del año 900 a. de C. que rivalizaría durante varios siglos con Roma, hasta el 400 d. de C. Tras este periodo, la ciudad fue conquistada por varios pueblos, destacando los bizantinos y los vándalos.

Fue a partir del siglo IX cuando Túnez pasó a ser musulmana, tras ser conquistada por los árabes, que tomaron la ciudad de Cartago en 698 y extendieron el Islam por toda la región. Sin embargo, en el siglo XIII, sobre todo alrededor de 1230, Túnez firmó varias alianzas con los países vecinos, gracias a los almohades, que unificaron los países del Magreb y Al-Ándalus. Este periodo fue decisivo para que el país estableciera una identidad propia.

Desde entonces no hubo grandes acontecimientos hasta el siglo XVI, en el que el Imperio otomano alcanzó su máximo apogeo, expandiéndose por gran parte de Europa y el Magreb. Actualmente, en la ciudad de Túnez se pueden encontrar numerosas mezquitas turcas, vestigios de esta época que podrás visitar durante tu estancia en Túnez.

Mezquita de Kairuán

Influencia francesa en Túnez

El protectorado francés se extendió desde el año 1881 hasta el 1956. Se estableció tras la firma del Tratado de Bardo, por el cual las autoridades tunecinas cedían todo el poder de decisión al residente general. El poder político, legislativo y financiero pasó así a manos de Francia que dejaba sin competencias a las autoridades tunecinas.

En 1907 comenzaron los primeros movimientos de protesta, especialmente por parte de los Jeunes Tunisiens (Jóvenes Tunecinos), un grupo de intelectuales que se alzó contra la ocupación francesa.

El país consiguió su independencia en 1956, en parte gracias al partido Néo-Destour (Nueva Constitución), fundado en 1934 y liderado por Habib Bourguiba. Se convirtió en un partido de masas y venció en las siguientes las elecciones presidenciales.

El Túnez moderno

En 1957 se proclamó la república, presidida por Habib Bourguiba, que se dedicó durante su carrera política a la recuperación de la identidad tunecina, principalmente mediante el logro de la independencia monetaria y la implantación de una gran campaña de escolarización.

En 1987 hubo un golpe de estado y el presidente fue reemplazado por Ben Ali, en un clima de tensiones internas a causa de un fuerte crecimiento del islamismo. El inicio de su presidencia estuvo marcado por una serie de cambios radicales y un fuerte proceso de democratización. Modernizó la economía y condenó a numerosos islamistas.

Poco a poco, la situación económica fue empeorando, sin embargo, el partido de Ben Ali no encontraba oposición: fue reelegido en las elecciones sucesivas a falta de partidos fuertes que le hicieran frente. Decidió poner en marcha una reforma para dar opciones a otros dirigentes políticos, sin embargo, la realidad fue que continuó siendo el único candidato.

A partir de la primera década del siglo XXI, crecieron las tensiones, hasta 2010, alcanzando uno de sus puntos álgidos el famoso día en el que un joven desempleado decidió inmolarse en Sidi Bouzid. Los movimientos de protesta se extendieron por todo el Magreb y a pesar de los intentos de aplacar la creciente violencia en todo el país, en enero de 2011 Ben Ali dimitió y abandonó el país.

Tras esto, la situación de Túnez continuó siendo delicada, sin control político y con una económica en estado crítico. No obstante, poco a poco se fue recuperando la estabilidad.

Bettina Zourli
102 contribuciones
Actualizado el 10 agosto 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje