Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Crisan

Informaciones prácticas sobre Crisan

  • Encuentro locales
  • Reserva natural / Observación de Fauna / Safari
  • Isla
  • Arroyo / Río
  • Deporte náutico
  • Lago
  • Turismo Responsable
  • Lejos de los caminos trillados
4 / 5 - Una opinión
Cómo ir
A unas 2 horas en ferry de Tulcea o Sulina
Cuándo viajar
Todo el año, aunque si quieres contemplar a los pelícanos, viaja de marzo a septiembre
Duración mínima
1 a 2 días

Opiniones de viajeros sobre Crisan

Nicolas Landru Gran viajero
237 opiniones en total

Crisan es uno de los pueblos que se encuentran en el delta del Danubio, en la rama del Sulina, un universo acuático en el que es necesario contar con una embarcación. Es un punto de partida excelente para observar pelícanos y aves migratorias y para recorrer el lago y los cañaverales.

Aconsejo:
Alquila una barca y navega por el Sulina y los lagos adyacentes. También puedes visitar Mila 23, un pueblo de pescadores lipovanos, y admirar sus casas de adobe con tejados de caña. 
Mi opinión

Crisan es un pueblo exótico y pintoresco. Se trata de una localidad completamente adaptada al universo lacustre que la rodea, con tradicionales casas de madera pintadas de azul o verde. Me encantó pasar unos días en este pueblo perdido entre dunas y cañaverales. Hay muchas opciones de alojamiento ecorresponsable en Crisan que te permiten disfrutar al máximo de este entorno natural tan protegido. También podrás probar unos deliciosos platos lacustres: albóndigas de pescado, brochetas de arenque, ensalada de huevas de carpa...

Por la mañana, tras un gran desayuno al estilo rumano, solía ir a navegar en canoa por el lago y los ríos de alrededor y podía percibir el olor del mar. La biosfera del delta es extraordinaria. Los cañaverales albergan un ecosistema increíble. De marzo a septiembre, las colonias de pelícanos están omnipresentes en el delta. Aunque también hay muchos otros habitantes bastante curiosos: ibis, garcetas, garzas, cormoranes, barnaclas cuellirrojas... Cuando volvía a casa, disfrutaba de unas brochetas de pescado ahumado. ¡Un gran placer!