Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

10 consejos para viajar en avión con niños

El |

La idea de embarcarse en un largo viaje con niños es a veces suficiente motivo como para disuadir a los padres de no hacerlo. Un largo viaje en avión con niños puede, efectivamente, ser complicado, agotador y, además, necesita mucha organización previa. Pero es posible.

Estos consejos os servirán para no tener miedo nunca más de reservar vuestras próximas vacaciones e ir derechos hacia la puerta de embarque tranquilos y en total serenidad. Aquí, tenéis los 10 mejores consejos para viajar en avión con niños.

1. El horario del vuelo: vuestro mayor aliado.

No importa que tengan pocos días de vida o que sepan leer y escribir, el mejor momento para viajar con niños es cuando duermen. Si tenéis que afrontar un viaje transoceánico, elegid mejor los vuelos nocturnos. Si en cambio, vuestras próximas vacaciones se encuentran a pocas horas de vuelo, elegid la hora de la siesta.

En aquellos vuelos de largo alcance, muchas compañías aéreas cuentan con pequeñas cunas: se fija en una de las columnas del avión y es muy cómodo (aunque tiene que desmontarse en caso de turbulencias) Normalmente se encuentra en los primeros asientos, con mucho mayor espacio para las piernas. Ayudad a vuestros niños a coger el ritmo del viaje. Si por ejemplo, tiene el hábito de lavarse los dientes antes de ir a dormir, o escuchan un cuento, haced lo mismo durante el vuelo. Les ayudará. Si son bebés podéis usar un marsupio.

2. Tienen que estar entretenidos

En este sentido, algunas compañías aéreas piensan por vosotros. las mejores, y en particular, aquellas dedicadas a los largos recorridos, tienen diferentes modos de entretenerse en el avión: juegos, películas y series. alternad estos momentos con pequeños paseos por el pasillo del avión, esto ayudará a que estire las piernas, y vosotros también, haciendo más llevadero las largas horas de vuelo.  haced que su viaje sea como una nueva aventura de lo más entusiasta.

3. Piénsalo antes: la comida

Si estáis preparándoos para un viaje de muchas horas, lo mas seguro es que durante el vuelo se sirva al menos una comida. Si tienen más de 2 años y un sitio reservado en el avión, a parte de juegos, se le ofrecerá la misma comida que a los adultos. No os olvidéis de reservarlo en el momento que reservéis vuestro vuelo. Para evitar cualquier problema es mejor que llevéis alimentos que sepáis que siempre son un acierto con vuestros hijos. Todos sabemos que la comida de avión no es la más apetecible del mundo, y así, evitaréis problemas.

4. Todos tiene que estar cómodos

Los viajes que son de noche, son ideales para descasar y llegar con las pilas cargadas a vuestro destino. Ayudad a que sea aún más agradable llevando una manta y algún pequeño cojín. Así, el descanso seré del todo efectivo, no solo para ellos, sino también para vosotros.

5. Llevad un cambio de ropa

Puede haber siempre imprevistos…sobre todo en el despegue y en el aterrizaje. Llevar un cambio de ropa para sentiros cómodos y limpios durante el viaje.

6. Todo lo que sea necesario en la misma mochila

Toallitas higiénicas, pañales, la botella de agua… Todo, absolutamente todo aquello que sea imprescindible llevadlo siempre en la misma mochila.

7. Juegos: el gran secreto

Viajar puede ser muy divertido si uno sabe como hacerlo. Acompañaros siempre de libros y pequeños juegos. Os ayudarán a todos a pasar grandes momentos. ¿Les están saliendo los dientes? Llevad sus juguetes de goma preferidos para que puedan morderlos mientras tanto. Es un gran momento, así mismo para hacerles pequeños grandes lectores. Un buen cuento les divertirá, y si eso no es suficiente, unos colores y un cuaderno de dibujo serán el mejor regalo para que emprendan su viaje.

8. Agua y chupete para despegue y aterrizaje

Los niños tienen oídos más sensibles que los de un adulto. En estos dos momentos estad con ellos y ayudaros de un poquito de agua y su chupete para que estén relajados.

9. ¿Sois dos? Repartiros las tareas

Si sois dos, lo mejor es que os repartáis las tareas. Mientras uno se encarga de los visados, o de la documentación el otro puede estar concentrado con los niños. No olvidéis nunca que el viaje comienza en cuanto se baja uno del avión.

10. Calma todo irá bien

Si es verdad, puede ser agotador. Lo más importante a la hora de hacer un viaje con niños es transmitirle calma y serenidad. Si os ven nerviosos o estresados percibirán un ambiente que les hará estar intranquilos y poco relajados. Dejaros llevar por la experiencia, disfrutad en familia y comenzad a viajar todos juntos poco a poco. Iniciad con destinos cercanos a vuestra casa y poco a poco iros alejando transmitiendo a los niños vuestra pasión por los viajes.