Destinos
Mejores destinos en América Central
Otros destinos en América Central
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Descubre una Roma diferente en 48 horas

Por Camille Veillard, el

Desde la via Appia Antica hasta un aperitivo en el barrio de Trastevere, sigue nuestros consejos para disfrutar de un fin de semana en Roma lejos de las rutas turísticas, con el delicioso sabor de la dolce vita. ¡Benvenuto a la Ciudad Eterna!
Vistas de Roma sobre el ríoVistas de Roma sobre el ríoVistas de Roma sobre el ríoVistas de Roma sobre el río

Desde un barrio alternativo a un antiguo paseo romano, pasando por un museo inusual y un descubrimiento gastronómico, un fin de semana en Roma es una maravilla garantizada que puedes disfrutar en 48 horas. ¡Andiamo!

Día 1: street food, arte urbano y un paseo original

Un espresso o un cappuccino (per favore) para empezar bien el día

Es imposible empezar el día en Italia sin tomarse un espresso en la barra de la cafetería. Seguramente haya varios italianos haciendo el cotidiano ritual, y junto a ellos sentirás desde primera hora el ambiente tan enérgico que tiene Roma. ¿Te apetece un cappuccino suave? Eso sí, has de saber que en Italia no se bebe después de las 11am, si no quizás te miren algo raro el camarero o los vecinos.

Por la mañana, visita un original museo y descubre el arte callejero de Ostiense

Al norte de Roma, en el barrio de Ostiense, se encuentra la Centrale Montemartini, un museo de arqueología y arte antiguo enclavado en una antigua central térmica. Imagínate las esculturas de los Museos Capitolinos dispersas por aquí y por allá, en salas industriales llenas de máquinas y tuberías. ¡El contraste es sorprendente!

Una estatua antigua expuesta en la decoración de la Central Eléctrica de MontemartiniUna estatua antigua expuesta en la decoración de la Central Eléctrica de MontemartiniUna estatua antigua expuesta en la decoración de la Central Eléctrica de MontemartiniUna estatua antigua expuesta en la decoración de la Central Eléctrica de Montemartini

Una vez terminada la visita, date un paseo por el barrio para admirar los frescos murales, especialmente en el lado de la via del Porto Fluviale donde se encuentra la Porta Blu, un edificio cubierto de enormes caras de colores.


Centrale Montemartini, 106 via Ostiense, en el barrio de Ostiense, abierto todos los días excepto el lunes.

A la hora de comer, date un capricho y prueba la comida callejera italiana del Mercato di Testaccio

A pocos pasos se encuentra el Mercato de Testaccio. Es un excelente lugar para disfrutar de las especialidades de la cocina callejera romana a la hora de la comida de lunes a sábado.

Persona con un arancino en la manoPersona con un arancino en la manoPersona con un arancino en la manoPersona con un arancino en la mano

Porchetta (cerdo relleno), carciofi alla giuda (alcachofas fritas) y supplì (bolas de arroz rellenas de mozzarella) en Foodbox, panino con toppings romanos en Mordi e Vai, pizza en CasaManco, elige un lugar y ve hacia la zona central donde te esperan las mesas.

Por la tarde, haz un viaje al pasado caminando por una antigua vía romana

Lejos de las rutas turísticas, se puede llegar a la Via Appia Antica, una antigua calzada romana pavimentada. Caminarás por el corazón de la campiña romana a la sombra de los pinos. En los verdes campos de alrededor se esconden las ruinas de antiguos edificios y tumbas, hermosas villas llenas de flores y posadas tradicionales.

La Via Antica en RomeLa Via Antica en RomeLa Via Antica en RomeLa Via Antica en Rome

Es una buena caminata pero también se puede hacer en bicicleta. No dudes en pedirle consejo a tu agente local para hacer este plan. Depende de ti determinar la distancia que deseas cubrir.

Por la noche, disfruta de una deliciosa carbonara, una especialidad romana

Después de caminar todo el día, te mereces un corto viaje en un taxi amarillo directo a un buen restaurante en la ciudad. Para degustar la famosa carbonara preparada según las reglas del arte (es decir, ¡sin nata líquida!) y por supuesto al dente, te recomendamos cenar en la Trattoria Da Cesare al Casaletto (45 via del Casaletto), en la Osteria del Sotegno (5 via delle Colonnelle) y en el Archangelo (59 via Giuseppe Gioachino Belli).

Día 2: arte contemporáneo y pasta (¡otra vez!)

Por la mañana, sumérgete en arte del siglo XXI

Un edificio futurista que alberga una extraordinaria colección contemporánea. Te presentamos el MAXXI, el Museo nazionale delle Arti del XXI secolo, al norte de la ciudad. Una oportunidad para descubrir las obras de los más grandes artistas del momento, muchos de ellos italianos.

Fachada del MAXXI en RomaFachada del MAXXI en RomaFachada del MAXXI en RomaFachada del MAXXI en Roma

No te pierdas la instalación de Anish Kapoor y el iglú de cristal de Mario Merz, así como el ala dedicada a los arquitectos contemporáneos (maquetas, fotografías, correspondencia, etc.) y las exposiciones temporales especializadas.


MAXXI, 4a via Guido Reni, en el barrio de Flaminio, abierto todos los días excepto el lunes.

A la hora de comer, pizza al taglio en Campo de 'Fiori

En pleno centro histórico, pero lejos de las zonas turísticas, en la Plaza Campo de 'Fiori se encuentra el Forno del mismo nombre, una panadería popular entre los romanos por su pizza al taglio y sus paninis.

La estatua que domina la Plaza Campo de 'FioriLa estatua que domina la Plaza Campo de 'FioriLa estatua que domina la Plaza Campo de 'FioriLa estatua que domina la Plaza Campo de 'Fiori

Si no llegas muy tarde, podrás admirar los últimos puestos coloridos del bonito mercado que se hace en Campo todos los días excepto el domingo.


Forno Campo de 'Fiori, 22 piazza Campo de 'Fiori, abierto todos los días excepto el domingo.

Por la tarde, pasear por el centro histórico lejos de las zonas turísticas

Déjate llevar por las pequeñas calles de los alrededores, como la via dei Cappellari (calle de los sombrereros) o la via dei Baullari (calle de los fabricantes de baúles y maletas). Se llaman así por ser hogar de los talleres de artesanía, que todavía funcionan a día de hoy.

La via Cappellari por el centro histórico de RomaLa via Cappellari por el centro histórico de RomaLa via Cappellari por el centro histórico de RomaLa via Cappellari por el centro histórico de Roma

No muy lejos está la Largo di Torre Argentina, donde cientos de gatos se han instalado entre las ruinas de antiguos templos romanos. Luego dirígete hacia la via dei Coronari, una estrecha calle empedrada y un remanso de paz y tranquilidad a pocos pasos de la Piazza Navona. Tiene mucho encanto y parece haberse parado en el tiempo; es el hogar de numerosos anticuarios en edificios con fachadas antiguas.

Adéntrate en el arte de la pasta

Para descubrir el alma de Italia, no hay nada como aprender los secretos de uno de los orgullos nacionales: la pasta. Tu agente local puede incluir una clase de cocina en tu itinerario personalizado para que puedas hacer la pasta con tus propias manos.

Fabricando pasta artesanalFabricando pasta artesanalFabricando pasta artesanalFabricando pasta artesanal

Tagliatelle, linguine, ravioli, gnocchi y una amplia gama de salsas, del horno a tu tenedor, ya que el curso finaliza con una degustación.

Disfruta de un aperitivo en el barrio bohemio de Trastevere.

Dirección Trastevere, el barrio"más allá del Tíber" y el antiguo barrio judío, que cobra vida al anochecer como un pueblo donde todos se conocen. Piérdete en este laberinto de callejones en busca de un bar donde sentarte. Como acabas de comer, es el mejor momento de probar una tradición local, el aperitivo. Por el precio de una copa de vino (¿rosso o bianco?), de Prosecco o un cóctel, te servirán unas pequeñas "tapas" para acompañar la bebida.

La plaza Santa Maria en Trastevere al atardecerLa plaza Santa Maria en Trastevere al atardecerLa plaza Santa Maria en Trastevere al atardecerLa plaza Santa Maria en Trastevere al atardecer

Al atardecer, sube a la Terraza del Janículo, a 146 metros de altura, para disfrutar de unas vistas impresionantes de Roma y los Alpes... pero shhh, ¡no cuentes este secreto a mucha gente!

Más inspiración