Covid-19 - ¿Dónde viajar?Saber más
Destinos
Mejores destinos en América Central
Otros destinos en América Central
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Tallin, Riga, Vilnius... ¿Qué capital báltica elegir?

Por Julien Hirsinger, el

Económicos, espaciosos y poco frecuentados por el turismo de masas: los países bálticos empiezan a atraer a viajeros y viajeras que buscan algo nuevo y auténtico. Pero a menudo existe algo de confusión entre estos tres destinos tan diferentes... Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a orientarte.
Vista panorámica de Tallin en la nieblaVista panorámica de Tallin en la nieblaVista panorámica de Tallin en la nieblaVista panorámica de Tallin en la niebla

Entonces, ¿Vilnius, Riga o Tallin? Queremos llevarte de viaje a descubrir la cara más auténtica de las capitales bálticas. Empecemos por la geografía.

  • Tallin, Riga, Vilnius, ¿dónde se encuentran?

  • Patrimonio cultural diverso

  • Museos innovadores

  • Barrios de moda para descubrir

  • Fuera de las murallas, más sorpresas

Tallin, Riga, Vilnius, ¿dónde se encuentran?

Empecemos por un aspecto fundamental: como su nombre indica, los Estados Bálticos están situados a orillas del Mar Báltico y están delimitados aproximadamente por Polonia (al oeste), Rusia (al este) y Finlandia (al norte, al otro lado del Báltico).

Después, el paso más complicado es el de poder ubicar estos tres países con exactitud en un mapa en blanco, designando a cada uno la capital correcta... Por supuesto, cada uno tiene su propio método a la hora de recordar. El nuestro, por ejemplo, se basa en la siguiente reflexión: los tres países están dispuestos a lo largo de un eje norte-sur en orden alfabético (Estonia, Letonia, Lituania) y la sucesión de las iniciales de sus capitales (Tallin, Riga, Vilnius) forma la abreviatura TRV. ¿Los sitúas ahora?

Un muelle en el Mar Báltico en EstoniaUn muelle en el Mar Báltico en EstoniaUn muelle en el Mar Báltico en EstoniaUn muelle en el Mar Báltico en Estonia
Atardecer de verano en el Mar Báltico, en Estonia.

Las tres capitales tienen ciertas características en común: son ciudades pequeñas (640.000 habitantes como máximo en el caso de Riga), multiétnicas (más del 35% de rusos en Tallin y Riga) y presentan un rico patrimonio arquitectónico heredado de una historia marcada por múltiples invasiones de poderosos países vecinos. Ahora vamos a descubrir qué les hace diferentes.

Patrimonio multicultural

Quien viaja a las capitales bálticas normalmente espera encontrarse con el arte barroco en Vilnius, el Art Nouveau en Riga y la arquitectura medieval en el casco antiguo de Tallin. Es un buen comienzo, pero estos estereotipos no reflejan lo suficiente la belleza arquitectónica que se puede descubrir en las tres capitales bálticas. Vilna, por ejemplo, tiene sin duda algunas magníficas torres e iglesias barrocas, pero también merece la pena visitarla por su patrimonio gótico (las iglesias de Santa Ana y San Francisco de Asís), al igual que Riga por su barrio medieval y Tallin "la Imperial" por su castillo de Kadriorg (de principios del siglo XVIII) o su catedral de Alejandro Nevsky (de finales del siglo XIX).

Castillo de Kadriorg, Estonia.Castillo de Kadriorg, Estonia.Castillo de Kadriorg, Estonia.Castillo de Kadriorg, Estonia.
Castillo de Kadriorg en Tallin.
Centro históricio de VilniusCentro históricio de VilniusCentro históricio de VilniusCentro históricio de Vilnius
Una iglesia barroca en el centro histórico de Vilnius.
Escultura que decora la fachada medieval de la Casa de las Cabezas Negras en Riga.Escultura que decora la fachada medieval de la Casa de las Cabezas Negras en Riga.Escultura que decora la fachada medieval de la Casa de las Cabezas Negras en Riga.Escultura que decora la fachada medieval de la Casa de las Cabezas Negras en Riga.
Sculpture décorant la façade médiévale de la maison des Têtes noires à Riga.

Y luego está el gran legado de la ocupación soviética... Cada ciudad ha conservado sus huellas y símbolos: la inmensa Academia de Ciencias de Riga, el impresionante Palacio de Conciertos y Deportes de Vilna o el Linnahall de Tallin, una estructura enorme de hormigón diseñada para acoger las competiciones de vela de los Juegos Olímpicos de 1980. Además, hay muchos museos dedicados a la historia de la vida durante la ocupación soviética (museos del KGB en Vilnius y Tallin, el Museo de la Ocupación y el Museo de las Barricadas de 1991 en Riga).

Museos innovadores

Paseando por estas animadas ciudades no sólo se descubre un rico patrimonio histórico, sino también instituciones culturales modernas e innovadoras. En Vilna, el Museo de Arte Moderno (MO Museum) abrió en 2018 en un edificio de arquitectura contemporánea diseñado por el estudio Libeskind. En Tallin, el Kunstimuuseum (también conocido como Kumu) destaca por su arquitectura y sus colecciones de arte estonio.

Kumu en TallinnKumu en TallinnKumu en TallinnKumu en Tallinn
Hall central del Kumu en Tallin.

El nuevo Museo de Arte Contemporáneo de Letonia, que se inaugurará a finales de 2021, genera una gran expectación en Riga. En las afueras de la ciudad hay otra institución cultural original y al mismo tiempo de gran tradición: el Museo Etnográfico al aire libre, que reúne casas y artesanías de las comunidades letonas de las cuatro principales regiones del país.

Barrios para ver y experimentar

Los museos son un buen plan durante el día, pero más tarde, querrás disfrutar de la ciudad... Riga, Tallin, Vilnius: cada una con su propio ambiente.

En Riga, el barrio de Miera Iela es una zona a considerar: aquí se empiezan a ver cafés y bares con techos altos y grandes terrazas y tuberías a la vista, mientras el dulce olor de la fábrica de chocolate Laima tienta a quién pasea por allí.

En Tallin, el antiguo barrio industrial de Telliskivi es en la actualidad el sitio de moda, con sus enormes murales, tiendas de artesanía, restaurantes con pared de ladrillo y el museo de fotografía (Fotografiska), que además ofrece buenas vistas de la ciudad desde su terraza en la cubierta, no pasa desapercibido.

Señalización de la República de Uzupis en VilniusSeñalización de la República de Uzupis en VilniusSeñalización de la República de Uzupis en VilniusSeñalización de la República de Uzupis en Vilnius
¡Bienvenido a la República de Uzupis!

Pero el barrio más popular es sin duda el de Vilnius. Bueno, no exactamente en Vilnius, sino al otro lado del río Vilnia, en el antiguo barrio judío abandonado de Uzupis, ocupado masivamente tras la independencia por todos los habitantes originarios de la ciudad. De esa intensa revuelta nació el 1 de abril (1998) la República de Uzupis, que desde entonces tiene su propia constitución, su propio presidente, su propia moneda y, sobre todo, un ambiente esencialmente desenfadado y bohemio.

Fuera de las murallas, más sorpresas

Gracias a su pequeño tamaño, las tres ciudades ofrecen la posibilidad de escapar enseguida del entorno urbano y sumergirse en entornos más campestres.

En Vilnius, la población suele dirigirse a Trakai, la antigua residencia de los Grandes Duques de Lituania, a unos 25 kilómetros de la actual capital. La visita a este castillo de cuento suele ir seguida de un paseo por el lago, rodeado de bonitas y coloridas casas de madera.

Castillo de Trakai en LituaniaCastillo de Trakai en LituaniaCastillo de Trakai en LituaniaCastillo de Trakai en Lituania
Más allá de las olas hacia el Castillo de Trakai...
La playa de Jurmala en LetoniaLa playa de Jurmala en LetoniaLa playa de Jurmala en LetoniaLa playa de Jurmala en Letonia
o a través del bosque de pinos hasta la playa de Jurmala...
El bosque del Parque Nacional de Lahemaa en EstoniaEl bosque del Parque Nacional de Lahemaa en EstoniaEl bosque del Parque Nacional de Lahemaa en EstoniaEl bosque del Parque Nacional de Lahemaa en Estonia
o por los caminos del Parque Nacional de Lahemaa.

Los visitantes de Riga pueden elegir entre el Parque Nacional de Gauja (situado a unos 60 kilómetros al noreste) y la ciudad de Jurmala (25 kilómetros al oeste), apodada la "Saint-Tropez de Letonia", donde el glamour de las villas locales contrasta con el encanto salvaje del bosque de pinos que bordea la enorme playa de arena. El mar Báltico es sorprendente, y es un lugar ideal para disfrutar de un baño en verano.

Desde Tallin, hay que dirigirse un poco más lejos (70 kilómetros) para adentrarse en el verde. Pero merece la pena. Lahemaa es el mayor Parque Nacional de Estonia, donde se pueden dar paseos increíbles por las orillas de sus ríos o por los pequeños puentes de madera en medio de las marismas en busca de castores y cigüeñas negras.

Si deseas vivir aventuras inolvidables en el Báltico, ponte en contacto ahora con una de nuestras agencias locales para crear tu propio viaje junto a auténticos expertos en el destino y descubrir estas tres capitales increíbles.