Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

La Guajira

Informaciones prácticas sobre La Guajira

  • Playa / Estación Balnearia
  • Desierto
  • Lejos de los caminos trillados
5 / 5 - Una opinión
Cómo ir
A una hora y media de Riohacha en coche
Cuándo viajar
Entre febrero y mayo
Duración mínima
2 a 3 días

Opiniones de viajeros sobre La Guajira

Marie-Aurélie Graff Gran viajero
23 opiniones en total

La Guajira es la zona más septentrional de Colombia. Compuesta en gran parte por un desierto, esta región se extiende hasta la frontera con Venezuela y está rodeada de magníficas playas de la costa del Caribe.

Aconsejo:
La Guajira es un lugar alejado de senderos de tierra batida, con difícil acceso, pero que merece la pena. No te dejes impresionar por las distancias y no renuncies a visitar este trozo de paraíso.
Mi opinión

La Guajira sirvió como colofón a mi viaje por Colombia. Partiendo de Riohacha, la "gran" ciudad más cercana, tuvimos que embarcarnos en dos medios de transporte diferentes (un taxi colectivo y luego un jeep) para dejar atrás el desierto y llegar a la excelente playa de Cabo de la Vella, situada a un extremo del mundo. Atravesar pueblos casi vacíos, encontrarse con los Wayuu (pueblo que aún vive de la artesanía) y encontrarse con un paisaje de tarjeta postal... ¡todo eso bien vale unas horas de polvo y calor!

Aquí hay pocas actividades y lo que destaca es el farniente. Tumbarse sobre una hamaca para dormir al aire libre en uno de los pocos hoteles que quedan abiertos aquí, acudir a un pequeño restaurante y degustar un langostino de la casa bajo la luz de una débil bombilla, luego esperar una hora tardía para no sofocarse bajo el infernal sol del trópico. En torno a las 16h, subir a una moto (¡3 personas!), por supuesto sin casco, dirección playa del Cabo, considerada una de las más bonitas del mundo.

Aquí prácticamente no hay nadie. Con cañones y acantilados como compañía, algunos Wayuu vienen a vender bolsas de todos los colores a los escasos turistas que tienen el valor de llegar hasta aquí, ante el infinito horizonte turquesa que conservarás para siempre en tu memoria. Al partir, te encontrarás más descansado que nunca, feliz por haber conocido a personas encantadoras, preparado para volver a encontrarte con la civilización con las pilas totalmente cargadas.