Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Inmersión solidaria en el incomparable Valle Sagrado

¡Está claro que necesitarás unos cuantos días para descubrir el Valle Sagrado en su totalidad! Este destino, repleto de yacimientos arqueológicos incas, está más que visitado. Sin embargo, esta vez te quería proponer alternativas, a menudo desconocidas, que se encuentran en esta ruta y que aportan mucha ayuda y contribuyen a mejorar las condiciones de las comunidades locales que viven a orillas del río Urubamba.

Te presentamos dos alternativas para descubrir Perú y el Valle Sagrado. Ambas te pueden dar una visión general de las diferentes tradiciones andinas, todavía hoy muy arraigadas en la región. 

Las patatas, elemento imprescindible en la gastronomía andina, son objeto de un proyecto de turismo rural sin precedentes en la zona de Písac. A continuación, descubre el increíble trabajo que realizan las tejedoras de las comunidades rurales en los alrededores de Ollantaytambo, un pueblo con mucho renombre.

El Parque de la Papa

Antes de nada, hablemos de las famosas "papas", en castellano patatas. ¿Tú sabías que Perú es el reino de la patata? Aunque te cueste creerlo, en los Andes hay más de 2300 variedades autóctonas de patatas. En el Parque de la Papa se cultivan más de un millar de estas variedades. Este increíble proyecto comunitario es el fruto del trabajo de seis comunidades y cerca de 6000 habitantes del Valle Sagrado. La Asociación de Comunidades del Parque de la Papa se encarga de administrar colectivamente todos los proyectos.

El parque se puede recorrer en un solo día. Además, está a solo tres kilómetros del yacimiento arqueológico de Písac. Te conviene saber que las patatas recién cogidas se pueden degustar en el restaurante Papamanka, ¡directamente del huerto a la mesa!

El Valle Sagrado en las cercanías de Písac

Awamaki

La segunda alternativa se sitúa en un pueblo precioso: Ollantaytambo, también en el Valle Sagrado. Nos referimos a la organización sin ánimo de lucro Awamaki. Es una ONG que trabaja directamente con mujeres de comunidades remotas que todavía producen tejidos tradicionales andinos. Esta ONG organiza visitas para dar a conocer los conocimientos ancestrales de estas tejedoras. Si te interesa, puedes aprender a tejer, pero también puedes comprarles regalos directamente a las artesanas, garantizando así una compra justa. Además, las mujeres se ofrecen a cocinar contigo una pachamanca. Es un plato que se entierra debajo de un montón de piedras calientes y se cocina al vapor, ¡exquisito!

Son apenas dos ejemplos de turismo alternativo para hacer algo diferente en el Valle Sagrado, pero hay muchos más. Es importante investigar un poco este tipo de opciones, ya que el aportan mucho a las comunidades locales, no dudes en contribuir de una u otra manera. ¡Seguro que te animas durante tu próximo viaje por Perú, o por cualquier otro lugar!    

Emilie Couillard
173 contribuciones
Actualizado el 21 mayo 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje