Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

La población china: gente y más gente.

En cuanto a números, China representa un poco más del 19% de la población mundial. Y los 1.300 millones de habitantes de hoy podrían haber sido el doble o el triple si no se hubiese instaurado la política del hijo único. Hay que decir que esta supuso un gran cambio para la sociedad china, pues permitió a las mujeres aprender a controlar su fecundidad, pero también implicó una ausencia de niñas (y ahora de mujeres) en algunas de las regiones.

Una población que sigue siendo mayoritariamente rural

Cuando un turista recorre las colinas del norte de Pekín, este se da cuenta enseguida de hasta qué punto China es un país rural. Es algo difícil de creer cuando uno pasea por las megalópolis, pero la verdad es que los que viven en el campo conservan un especial apego por los modos de vida ancestrales, tales como el trabajo de la tierra como la creencia en el animismo.

Viendo lo modernas que son las ciudades, cuesta creer que todavía el 60% de la población, unos 745 millones de personas, siga viviendo y trabajando en el campo. Desde luego no es poco. Cabe añadir que el país siempre ha tenido éxito en lo que respecta a la agricultura. En las regiones que disponen de una tierra muy fértil, China ha sabido desarrollar culturas que siguen basándose en un modo de vida rural.

Aun así, algunos campesinos van a buscarse la vida a las ciudades, donde ofrecen sus servicios en obras de edificios o cualquier otro tipo de obra. Pero estos siempre vuelven a casa para pasar las vacaciones o cuando ya no están en forma para seguir trabajando.

Si viajas por China durante las fiestas de Navidad y Nochevieja, te quedarás sorprendido por la cantidad de trabajadores que inundan las estaciones y que esperan pacientemente a que salga el siguiente tren. Un fenómeno que se sigue dando aún a día de hoy.

La política del hijo único: desde y para siempre

El número de habitantes de China no deja de aumentar. Sin embargo, este ha vivido una disminución debido a la política del hijo único lanzada por Deng Xiaoping en los años 70. El dirigente quiso desde el principio que la población pudiese controlar los nacimientos, ya que la demografía del país, que no cesaba de aumentar de manera fulgurante, le daba mucho miedo. Y es que, ¿quién iba a poder alimentar a los miles de millones de chinos que iban a nacer? Era necesario limitar el número de hijos por familia para poder adaptar los recursos limitados del Estado al crecimiento económico.

Hijo único chino @flickr cc EpSos.de

Por este motivo, las leyes limitaron el número de hijos por familia a 1. Una política muy cuestionada, pero necesaria. Aunque sigue estando en vigor en la actualidad, esta es un poco más flexible desde el 2013. Pero cuidadito con aquellos que deciden eludir la ley... La multa es bastante elevada. Hace poco, el cineasta Zhang Yimou, director de «La linterna roja», fue condenado a pagar una pequeña multa de nada de unos 840.000 euros. Este escondió a su segundo hijo durante varias décadas yendo de ciudad en ciudad.

Cuando estuve en China por primera vez, me sorprendió comprobar hasta qué punto había pocos niños y claro, estos no tenían hermanos. Si tienes la oportunidad de conversar con chinos de 20 ó 30 años, te recomiendo que no les preguntes si tienen hermanos. Es una pregunta absurda. Hasta les sorprenderá que preguntes eso. Por lo menos, de este modo no podrá tocarte ninguna familia con 2 ó 3 hijos inquietos en el mismo vagón...

Emilie Joulia
24 contribuciones
Actualizado el 3 agosto 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje