Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Geografía y hábitat natural de Rusia

Rusia, que es el país más grande del mundo, se extiende sobre dos continentes: Europa y Asia. Conocida por sus temperaturas extremas y hostiles, Rusia es también un país de tierras vastas y extensiones deshabitadas, que se pueden contemplar fácilmente durante un viaje en tren. Por otra parte, cuando observamos una carta de Rusia, nos damos cuenta de que solo las partes meridional y europea tienen grandes ciudades; el resto de Rusia, con una tundra hostil y temperaturas insoportables, está más bien despoblada. 

Geografía y clima

Llanuras y mesetas recubren mayoritariamente Rusia y, de vez en cuando, algunas cadenas montañosas: los Urales, que constituyen la frontera terrestre entre los continentes europeo y asiático, y en el sur, el Cáucaso, Altai, las montañas de Sayan y los montes Yáblonovy. El noreste, en la península de Kamtchatka, se caracteriza por una importante cadena de volcanes. En cuanto al sur, esta marcado por un gran lago, no lejos de Mongolia: el lago Baïkal, que tiene el agua más pura del mundo. Importante por su relieve, ha desarrollado un microclima de los más interesantes. Dicho esto, a causa de la fuerza de las placas tectónicas, esta meseta de Siberia está a menudo bajo la influencia de importantes seísmos.

Descubrir Rusia, es también dejarse arrullar por las olas de numerosos ríos, entre ellos el río Lena, el Amur, el Yeniséi, el Angara, el Volga... Por otra parte, los amantes de la relajación que se hallen de paso en el lago Baïkal, se alegrarán por la presencia de aguas termales en los alrededores, como por ejemplo en Archan o en Goriatchinsk.

Aguas termales de Goriatchinsk

Rusia también cuenta con numerosos recursos naturales: los suelos están llenos de riquezas, especialmente petróleo y gas. El carbón está también extendido por las tierras rusas y hay numerosas minas activas, haciendo de este sector uno de los más atractivos del mercado de trabajo.

Con un clima continental de los más rigurosos, Rusia es conocida por sus temperaturas extremadamente frías alcanzando con frecuencia los -30°C en invierno y, en algunas regiones especialmente hostiles, los -60°C. Sin embargo, este frío, extremadamente duro, presenta algunas ventajas: el sol es siempre agradable y el aire es muy seco. ¡Pocas oportunidades de pescar microbios!

Los inviernos muy duros son bastante difíciles para alguien que no esté habituado a semejantes condiciones: en efecto, las costumbres cambian, se sale menos y se pasea menos. En todo caso, los paisajes son de una gran belleza, como los árboles helados, los témpanos, los ríos congelados.

En verano, los paisajes cambian, las temperaturas son bastante más cálidas, hasta los +40°C y el aire continúa siendo bastante seco. En los alrededores de Moscú, a causa de este calor asfixiante, con frecuencia se declaran incendios.

Fauna y flora

A pesar del frío que domina el país, Rusia está marcada por climas diferentes que dan a las regiones particularidades geográficas y climáticas, como la taiga, la tundra y la estepa.

El norte de Rusia está marcado por la tundra, tierras vírgenes y planas en las que proliferan los musgos, los líquenes y los helechos. La tierra es poco propicia al crecimiento de grandes árboles porque el suelo está helado hasta bastante profundidad. En esta parte de Rusia, extremadamente fría y despoblada, los animales han tomado posesión de los lugares, como los osos blancos, las focas y los renos.

El sur de la tundra evoluciona hacia una taiga, con el suelo favorable para el crecimiento de hermosos árboles. Igualmente, se extienden, hasta perderse de vista, bosques de pinos, alerces y abetos. Todavía más al sur, aparecen los árboles de hoja caduca, como numerosos arces, álamos y abedules. El abedul es también el árbol representativo del país y numerosos objetos de artesanía son fabricados a partir de su corteza. Los bosques están habitados por numerosos animales, desde los osos pardos al ciervo, del jabalí a la liebre, pasando por los linces y los lobos.

Finalmente, el sur de Rusia se metamorfosea progresivamente en una bella estepa que se extiende hasta Mongolia.

Ciertas regiones de Rusia, como el lago Baïkal, han desarrollado un clima propio, propicio para el desarrollo de una flora y fauna únicas. Así, la foca (nerpa) nada en las aguas del lago. Se trata de la única foca de agua dulce del mundo. El lago alberga también peces únicos en el mundo, como el omul, que es muy apreciado en Rusia.

Por otra parte, se encuentran en Rusia numerosas reservas y parques naturales, en los que podemos observar un hábitat natural interesante. 

Marie Cavalié
27 contribuciones
Actualizado el 5 octubre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje