Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Educación y costumbres en Jordania

Te sorprenderá mucho el recibimiento que te dará la población en tu viaje por Jordania. Los jordanos saben cómo recibir a los viajeros, esto es una certeza. Llevan muy metida esta forma de vivir y, por tu parte, tendrás que mostrarte digno y respetar ciertas reglas de educación.

Reglas de comportamiento

Durante tu viaje por Jordania no tardarás mucho en darte cuenta de que la hospitalidad aquí está a un nivel superior: es una forma de vida. A menudo te invitarán a beber té de menta.

Si haces autostop, no tendrás que esperar nunca más de 5 minutos al borde de la ruta, y si tomas el autobús verás que no es raro que un pasajero pague tu billete diciendo amistosamente: "Es lo normal, siempre serás bienvenido en Jordania".

Viendo gestos de este tipo, tendrás que respetar absolutamente ciertas normas de educación. Todo comienza por decir algunas palabras en árabe. Los jordanos se animarán siempre que oigan a un extranjero haciendo el esfuerzo de decir unas pocas palabras en su lengua. Tras el primer saludo, si es posible en árabe, no dudes en dar muestras de saludo y en mostrar una verdadera atención hacia tu intelocutor. Si continúas hablando, creas lazos y te invitan a una comida, siempre apreciarán que traigas un pequeño regalo, como bebidas o pasteles.

Si te invitan a comer cuscús o tajín, no metas ahí la pata ni tu mano izquierda, acción considerada impura. Utiliza solo la mano derecha.

Consejo especial para las mujeres: aunque no sea obligatorio llevar velo, se recomienda portar prendas que cubran piernas, espalda y hombros. En la playa olvídate de llevar bikini; usa preferentemente un bañador de una pieza, más discreto.

Si quieres participar en las conversaciones de los cafés o en la calle, nunca critiques la religión o la familia real. No dudes, en cambio, en hablar de fútbol, que es el tema favorito de los jordanos.

En una calle de Amán

Rechaza la mendicidad.

Al diferencia de otros países, no te importunarán muchos mendigos en Jordania. Cuando visites Amán, Aqaba o un sitio muy turístico como Petra, es posible que los niños se acerquen a pedirte un bolígrafo o un dolar. Sus padres los envían y lo mejor es no animarlos a seguir haciendo esto. En cambio, puedes donar dinero a ciertas asociaciones que se encuentran en el lugar: también precisan de tu generosidad. 

David Debrincat
684 contribuciones
Actualizado el 21 septiembre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje