Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Terkhiin Tsagaan Lake

Informaciones prácticas sobre Terkhiin Tsagaan Lake

  • Relajación
  • Encuentro locales
  • Reserva natural / Observación de Fauna / Safari
  • Punto de vista
  • Etapa de senderismo / Trek
  • Montaña
  • Volcán
  • Lago
  • Caballo
4 / 5 - 2 opiniones
Cómo ir
A dos o tres horas de Tsetserleg con un vehículo motorizado
Cuándo viajar
En verano / en temporada baja
Duración mínima
2 a 3 días

Opiniones de viajeros sobre Terkhiin Tsagaan Lake

Marc Sigala Gran viajero
96 opiniones en total

El gran lago blanco (Terkhiin Tsagaan Nuur) es un lago de 61 km² situado a 2000 metros de altitud. No te lo pierdas si pasas por la región de Arhangay.

Aconsejo:
Para llegar, es mejor ir primero a Tsetserleg y preguntar allí, porque necesitarás un todoterreno.
Mi opinión

El lago blanco se encuentra en una región volcánica y eso le da al lugar una atmósfera muy particular. Me encantó la paz que se respiraba allí y me quedé unos días. Está bastante bien para acampar. Es un entorno muy natural. Está rodeado de cumbres, desde las que se divisan los valles y sierras que se extienden más allá.

Recomiendo mucho ir hasta los lugares con vistas panorámicas porque son muy representativos de los espacios vacíos y extensísimos que dominan el país. Había varias yurtas cerca de la orilla del lago, pero, por lo demás, daba la sensación de no había ni un alma en toda aquella inmensidad que se extendía ante nosotros.

Hay que subir al volcán Khorgo Uul, al este del lago. En sus proximidades te encuentras con un montón de montículos rocosos, levantados por el hombre para honrar al viejo volcán extinto.

Charlotte Rapp Gran viajero
14 opiniones en total

El lago Terkhiin Tsagaan es una joya nacida de la erupción del volcán Khorgo. Se extiende a lo largo de 61 km, a 2060 m de altitud, en la provincia de Arhangay.

Aconsejo:
Sea cual sea tu ruta por Arhangay, no te puedes perder ese lago maravilloso. ¡Y que no se te olvide la caña de pescar! 
Mi opinión

Cerca de las tiendas que hay a la entrada del pueblo verás unas formaciones volcánicas muy chulas. Hay campamentos para turistas distribuidos alrededor del lago y también sitios estupendos para acampar. No tenía licencia de pesca, pero no había de qué preocuparse: los mongoles me hicieron sentir bienvenida. Y así fue como pesqué mi primer lucio.

Todos los días me pasaba lo mismo: hacía bueno y me iba por la mañana a pescar en el lago hasta que, irremediablemente, ¡caía un chaparrón brutal! Bajo los truenos y relámpagos, el lago se convertía en una marejada. Entonces corría a refugiarme en el gran ovoo protector del lago, o en casas de mongoles. Luego, al rato, otra vez hacía un tiempo radiante...

No puedo terminar sin mencionar que conocí a muchas personas entrañables, me inflé de compota de ruibarbo silvestre (les da un punto muy bueno a los pastelillos mongoles), con un nene estuve viendo a los lucios nadar en el agua cristalina, subí a disfrutar de unas vistas magníficas desde lo alto de colinas cubiertas de flores multicolores y, cómo no, me recorrió más de un escalofrío al escuchar los aullidos de los lobos por la noche, sola en mi refugio improvisado...

¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje