Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Educación, costumbres y actitudes en Noruega

Entre la cultura española y la noruega las costumbres son diferentes. Algunos se apegan mucho, otros no tanto. Personalmente me gustó el lugar que ocupa el respeto en Noruega, a veces me ha molestado una extrema disciplina, y eso no me facilitaba mucho la vida los primeros días de mi estancia de seis meses en este hermoso país.  

Mueca de un niño noruego

Noruega, un país disciplinado: las reglas son las reglas.

Está claro que en Noruega se camina derecho. Nosotros, españoles, latinos, en ocasiones tenemos la tendencia a romper las reglas para conseguir lo que queremos. Olvídate de este mal hábito en Noruega, la administración en especial no hace regalos. Así que trae tus documentos antes de la fecha límite, espera a que sea tu turno para cruzar la calle, deja bajar a las personas del autobús antes de subir, etc. 

Si tienes que comprar alcohol durante tu recorrido por Noruega, ten en cuenta que las bebidas alcohólicas fuertes sólo son vendidas por el monopolio del Estado, denominado Vinmonopolet, cuyo horario de apertura no es de los más flexibles, sobre todo los sábados (cierra a las 15:00h). Estás medidas están pensadas para limitar el consumo.

El respeto del medio ambiente y a los demás, son valores que parecen estar dentro de cada persona.

Respeto, educación, limpieza, honestidad, puntualidad, esos son los valores característicos de Noruega. Por ejemplo no te olvides de sacar tus zapatos antes de entrar en una casa noruega. Los propietarios te ofrecerán con gusto unas zapatillas. No te sorprendas por la actitud de algunas madres al dejar a sus hijos en cochecitos que esperan en silencio, mientras entran en las tiendas para hacer algunas compras, esta costumbre es una muestra de la confianza en los demás que se percibe por todo este país. 

El reciclaje selectivo es parte integrante de la vida de los Noruegos. Para animar a la población a separar, las tiendas de productos alimentarios disponen de máquinas con un principio sencillo: 1 botella = 1 corona noruega, que se deduce del total de las compras que se vaya a pagar. Bajar la basura ya no es una molestia, créeme. Además, si eres sensible a los temas sobre el desarrollo sostenible, el país está hecho para tí, muy avanzado en materia de ecoturismo. 

Los noruegos hablan un inglés muy bueno, y mientras estés por los alrededores escucharás inglés en todos lados. Te sentirás muy integrado y tendrás una calurosa acogida. Ten en cuenta sin embargo que la población noruega es bastante fría y distante al principio, así que no esperes que se te acerquen o perderás el tiempo.

Jade Hochart
14 contribuciones
Actualizado el 25 octubre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje