Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

10 maneras de facilitarse la vida cuando se viaja con niños pequeños

Por Jill - Raised on the road, el |

Está decidido, os vais de viaje en familia. Después de haber elegido un destino adaptado, te sigues haciendo varias preguntas. ¿Cómo gestionar el desfase horario? ¿Los trayectos largos? ¿Cómo ocuparse de los pequeños en los momentos de espera y tener siempre encima lo que les hace falta? Estos son nuestros 10 consejos para facilitarte la vida.

Un viaje en familia requiere una mayor flexibilidad y organización que un viaje clásico. Pero es una oportunidad única para que los miembros de la tribu se conozcan mejor, se reúnan y vivan momentos inolvidables.

Ya verás que, siguiendo estos 10 simples consejos, te facilitarás la vida para que, durante el viaje, todo vaya sobre ruedas. Ya no os queda más que disfrutar de estos momentos únicos con vuestros niños.

  1. Una vez en el destino priorizad los desplazamientos cortos o nocturnos
  2. Respetad y adaptaos a su ritmo        
  3. Implicadlos en la planificación de las visitas           
  4. Preparad una mochila pequeña para el día   
  5. Equipaos con una mochila portabebés ergonómica ligera
  6. Incentivad su curiosidad sobre lo que les rodea      
  7. Ayudadles a crear su propio diario de a bordo        
  8. Pensad en llevar algo que pueda entretenerles en cualquier momento       
  9. Para utilizar como último recurso: la tablet
  10. Relajaos y disfrutad
¿Cómo disfrutar unas vacaciones en familia sin problemas de organización?¿Cómo disfrutar unas vacaciones en familia sin problemas de organización?¿Cómo disfrutar unas vacaciones en familia sin problemas de organización?¿Cómo disfrutar unas vacaciones en familia sin problemas de organización?

1. Una vez en el destino priorizad los desplazamientos cortos o nocturnos

Los desplazamientos largos son cansados incluso para nosotros los adultos. Por lo tanto, con niños, los trayectos en bus, barco o tren pueden llegar a complicarse rápidamente.

Elegir bien el horario de los transportes podría evitaros inconvenientes. Priorizando el bus o el tren nocturno, toda la familia podrá descansar y estará en plena forma para empezar el día al llegar al destino.

Elegir trayectos cortos y añadir una etapa a mitad de camino es también una buena opción. Así los niños pueden estirar las piernas y pasar un momento agradable en un lugar adaptado a sus necesidades (como un hotel con piscina o con sala de juegos).

Aprovechad los desplazamientos para echaros la siestaAprovechad los desplazamientos para echaros la siestaAprovechad los desplazamientos para echaros la siestaAprovechad los desplazamientos para echaros la siesta
Los desplazamientos en mitad del viaje con niñosLos desplazamientos en mitad del viaje con niñosLos desplazamientos en mitad del viaje con niñosLos desplazamientos en mitad del viaje con niños

En 2017, durante nuestro viaje a Tailandia en familia fuimos al Norte del país, a la región de Chiang Mai. Desde Bangkok cogimos el tren con literas que nos dejó en Chiang Mai. Después de la cena, los niños se durmieron plácidamente, a la mañana siguiente, tras haber desayunado, llegamos a nuestro destino. ¡El trayecto se nos pasó volando!

Podéis poneros en contacto con un agente local de Evaneos y podrá aconsejaros sobre los ritmos que llevar cuando se viaja con niños y sobre los trayectos en los mejores horarios..

2. Respetad y adaptaos a su ritmo

Tal y como en casa, durante los viajes, los niños también necesitan un ritmo. Si se pueden respetar al máximo sus necesidades básicas como las comidas y las siestas, estarán mucho más descansados y tranquilos. Sin embargo, cuando entra en juego el desfase horario todo se vuelve más complicado incluso para los adultos.

Mi consejo: piensa en llevar frutas, frutas deshidratadas, y frutos secos (si los niños son lo suficientemente mayores) y dejadles libre acceso a estos picoteos, así no tendrán hambre hasta la hora de la comida. Para los más pequeños, la lactancia también será de gran ayuda: el hecho de alimentar a tu bebé cuando lo pida hará que se regule él solo.

También es preferible dejar que los niños duerman hasta un poco más tarde que de costumbre, pero habrá que despertarles para que no se les desfase demasiado el horario. Si están muy cansados, dejad que se echen una siestecita de 30 minutos o de una hora y después intentad que se duerman a la hora habitual.

Respetad los ritmos de los niños durante el viajeRespetad los ritmos de los niños durante el viajeRespetad los ritmos de los niños durante el viajeRespetad los ritmos de los niños durante el viaje

Cuando nuestra niña tenía 6 meses nos fuimos a las Antillas Francesas con ella y su hermano mayor, que tenía solo 3 años. Le daba de mamar cuando me lo pedía. Al llegar a Martinique, tras un vuelo de 8 horas, durmió toda la noche y se despertó sobre las 7 de la mañana del día siguiente, como hace en casa, mientras que su hermano se había despertado al alba y nos preguntaba si no era ya la hora de ir a la playa.

A diferencia de lo que habíamos imaginado, el desfase horario no supuso ningún problema para nuestro bebé, se adaptó muy fácilmente a la hora local.

3. Implicad a vuestros hijos en la planificación de las visitas

Cuando planeéis el día siguiente puede ser interesante involucrar a vuestros hijos en la preparación de los planes. A los niños les gusta echar una mano, si se les incluye a la hora de decidir las visitas, podrás empezar a reconocer sus gustos y así organizar el viaje de una forma que sea interesante tanto para vosotros como para ellos.

Durante las visitas, vuestros niños mostrarán seguramente más entusiasmo si han participado en la organización del plan. Es una alegría enorme ver su emoción cuando descubren por primera vez los monumentos, templos o parques nacionales que ya han estudiado.

Me gusta organizar las visitas en función de los gustos de mis hijos, cuando Martin pasaba su “fase india”, le llevamos a ver el gran oeste americano en caravana. Ese viaje fue increíble para él, con solo 3 años descubrió los paisajes legendarios del Gran Oeste americano. Durante el año siguiente al viaje siguió buscando libros sobre el Oeste americano, los indios y los vaqueros.

Camping en familiaCamping en familiaCamping en familiaCamping en familia

4. Preparad una mochila pequeña para el día

Para las salidas, preparad una mochila pequeña y ligera en la que lo llevéis todo, pero no demasiado.

  • Una cantimplora (aunque no llevéis demasiado peso, si el agua es potable siempre encontraréis algún sitio donde rellenarla)           
  • una merienda y algún picoteo (fruta, fruta deshidratada, frutos secos, galletas)
  • pañales
  • toallitas y gel desinfectante  
  • un recambio para cada niño
  • un chaleco o una rebeca para cubrir al niño (en los buses y en los restaurantes el aire acondicionado puede estar demasiado fuerte)
  • un peluche o un juguete.

No vale la pena cargar con más. En el extranjero se encuentran muchos más supermercados (abiertos incluso los domingos) y vendedores ambulantes.

Os aconsejo no tomar frutas de piel fina como uvas o fresas en las regiones tropicales. Podrían no sentaros bien tanto a los padres como a los hijos. Informaos bien de la potabilidad del agua en el país al que os dirigís. En lo que se refiere a los hielos, no hay que preocuparse: suelen hacerse con agua potable, pero conviene preguntar antes de pedir una bebida.

Visitando Iguazú en Argentina con los niñosVisitando Iguazú en Argentina con los niñosVisitando Iguazú en Argentina con los niñosVisitando Iguazú en Argentina con los niños
Visitando Iguazú en Argentina con los niñosVisitando Iguazú en Argentina con los niñosVisitando Iguazú en Argentina con los niñosVisitando Iguazú en Argentina con los niños

5. Equipaos con una mochila portabebés ergonómica ligera

Dejad el carrito en casa y viajad con una mochila portabebés ergonómica y ligera.

Os aconsejo adquirir la mochila portabebés un poco antes del viaje para acostumbraros a ella. Existen cientos de marcas y modelos diferentes, pero lo más importante es elegir una mochila portabebés que sea ergonómica y que permita que tanto la postura del bebé como la del portador sean cómodas. Es importante fijarse si está adaptado a la edad de vuestro hijo y al destino del viaje (priorizad una tela que transpire, sobre todo si vais a zonas tropicales), la mayoría de los portabebés ergonómicos pueden utilizarse desde el nacimiento (con un adaptador para recién nacidos) y hasta los 4 años.

Cuando fuimos al gran Oeste americano con nuestros dos hijos muy jóvenes, compré 2 mochilas portabebés ergonómicas que transpiraban porque sabía que haría calor. La mochila portabebés fue toda una revelación para mí y desde entonces no he vuelto a utilizar un carrito, simplemente porque ya no lo necesito.

Todavía la utilizamos con el pequeño que tiene 4 años.

Porta bebés para viajarPorta bebés para viajarPorta bebés para viajarPorta bebés para viajar

6. Incentivad su curiosidad sobre lo que les rodea

¿Qué hay mejor que hacer que tus hijos descubran la naturaleza y ayudarles a encontrar ideas para divertirse al aire libre? Construir cabañas, aprender a fabricar arcos, hacer collares de flores o incluso hacer una fogata de campamento son actividades que gustan a toda la familia.

Todo el mundo sabe que a los niños les encantan las historias, y un viaje así es un buen momento para incentivar en ellos la curiosidad por la historia del país en el que os encontráis. Haced que descubran la cultura local, animaos a hablar con los locales y haced que descubran nuevos modos de vida.

Descubriendo el mundo en familiaDescubriendo el mundo en familiaDescubriendo el mundo en familiaDescubriendo el mundo en familia

7. Ayudadles a crear su propio diario de viaje

Nuestra idea para ayudarles a acordarse de este fabuloso viaje en familia fue comprarles un cuaderno que serviría de diario de viaje. Invitadles a coleccionar recuerdos del viaje, billetes de bus, una flor bonita, unos granos de arena, una concha.

Intentad que dediquen un momento todos los días para trabajar en su cuaderno e invitadles a hacer una foto diaria de las cosas de las que se quieren acordar, puede ser cualquier cosa, un helado, un monumento, un amigo al que han conocido en el camino…

Este cuaderno es una forma excelente de mantenerles ocupados, pero también de poder ver el viaje a través de sus ojos.

Como organizar un viaje en familia con niños pequeñosComo organizar un viaje en familia con niños pequeñosComo organizar un viaje en familia con niños pequeñosComo organizar un viaje en familia con niños pequeños

8. Pensad en llevar algo que pueda entretenerles en cualquier momento

Pensad en facilitaros la vida llevando algo para entretener a los niños, mientras esperáis que os traigan la comida en un restaurante, por ejemplo. A pesar de que generalmente los restaurantes disponen de lápices de colores, no siempre es así. En ese caso, la espera puede llegar a hacerse muy larga para vuestros hijos y ¡más vale estar preparado!

Aquí os presentamos varias ideas para entretener a vuestros niños (y que no ocupan mucho en la mochila): marionetas, juegos de cartas, lápices de colores, pegatinas, libros, dados... Podéis también jugar con lo que se puede encontrar en vuestro destino del viaje: figuritas de indios si estáis en EEUU, elefantes si estáis en Sri Lanka, osos si estáis explorando Canadá…

Nuestro consejo: no metáis todos los juguetes en la mochila cada día, a los niños les gustará que los juegos cambien todos los días.

Tipi con niñosTipi con niñosTipi con niñosTipi con niños
Una pausa para comer en familiaUna pausa para comer en familiaUna pausa para comer en familiaUna pausa para comer en familia

9. Para utilizar como último recurso: la tablet

No siempre es fácil ocuparse de los niños y de calmarles cuando están cansados.

¿Por qué no llevar una tablet con algunas películas para poder sacarla como último recurso? No nos gusta utilizar la tablet a menudo, pero puede ser muy eficaz para los niños durante los momentos de espera si nada de lo anterior ha funcionado.

Recordad, sin embargo, que la tablet excita a los niños... Por lo tanto, habrá que utilizarla con mucha moderación.

Descubrimiento y relax en un viaje en familiaDescubrimiento y relax en un viaje en familiaDescubrimiento y relax en un viaje en familiaDescubrimiento y relax en un viaje en familia

10. Relajaos y disfrutad

Nuestro lema: ¡padres contentos, hijos contentos!

Ya se sabe que los niños son como esponjas y notan cuando sus padres están nerviosos o cansados. Disfrutad de este maravilloso viaje en familia, os esperan descubrimientos y encuentros increíbles.

Estad relajados, ¡a vuestros niños les va a encantar la aventura y el viaje!