Destinos
Mejores destinos en América Central
Otros destinos en América Central
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Sudáfrica, el gran road trip

Por Julien Hirsinger, el

Para viajar de Ciudad del Cabo a Johannesburgo, olvidaos de ir en línea recta y tomaos el tiempo para explorar las costas, los viñedos, las montañas y la fabulosa variedad animal de Sudáfrica. Un viaje por carretera mágico en el que encontraréis jirafas, cebras, antílopes y pingüinos como compañeros de ruta.
El camino a Chapman's Peak, cerca de Ciudad del Cabo en Sudáfrica.El camino a Chapman's Peak, cerca de Ciudad del Cabo en Sudáfrica.El camino a Chapman's Peak, cerca de Ciudad del Cabo en Sudáfrica.El camino a Chapman's Peak, cerca de Ciudad del Cabo en Sudáfrica.

Empecemos con algunos consejos antes de ponernos al volante. En primer lugar, tomaos vuestro tiempo porque hay mucho que ver y vivir en el camino y sería una lástima saturar la agenda. Luego, controlad el itinerario, teniendo cuidado con los "atajos" que pueden convertirse en "extensiones" debido a los baches excesivos de las carreteras principales. Por último, tened en cuenta las estaciones, ya que algunas zonas como la Garden Route suelen estar mucho más congestionadas en pleno verano austral (diciembre, enero).

¿Preparados para la aventura?

De ciudad en ciudad

Belleza salvaje y estilo urbano. En nuestra humilde opinión, Ciudad del Cabo es simplemente una de las ciudades más bonitas del mundo, un lugar mágico a los pies de la montaña de la Mesa, una extraña y fotogénica meseta que domina la ciudad. La región de Ciudad del Cabo está erosionada por la naturaleza, pero afortunadamente aún no por el turismo de masas. Playas de arena fina, playas para salir de fiesta, jardines idílicos, restaurantes gourmet a precios inmejorables. Todavía estáis a tiempo de descubrir esta superestrella, iluminada por el sol 300 días al año, en completa tranquilidad.

La playa de Camps Bay en Ciudad del Cabo, SudáfricaLa playa de Camps Bay en Ciudad del Cabo, SudáfricaLa playa de Camps Bay en Ciudad del Cabo, SudáfricaLa playa de Camps Bay en Ciudad del Cabo, Sudáfrica

Por cierto, ¡el nombre de Ciudad del Cabo viene precisamente de un cabo! El de Buena Esperanza, situado a unos sesenta kilómetros al sur de la ciudad; un sitio históricamente importante, pero también un paraje natural excepcional, donde las increíbles formaciones florales emergen de los fynbos, el famoso matorral costero que sólo se puede encontrar en Sudáfrica.

En el otro extremo de la carretera os espera un ambiente completamente diferente. Johannesburgo, la ciudad más grande de Sudáfrica, tiende a ocultar su reputación más incendiaria para convertirse en un popular destino de escapadas. Podemos explorar con gusto y calma los bares, galerías de arte o tiendas de diseño en los barrios de moda de Maboneng o Braamfontein. Pero Johannesburgo es también el lugar en el que desafortunadamente surgió la Rainbow Nation, un lugar de memoria histórica para comprender mejor la vida cotidiana de los sudafricanos durante los tiempos del apartheid. Una historia que se puede recorrer con los ojos bien abiertos en el Museo del Apartheid o en las mismas calles de Soweto.

Museo del Apartheid en JohannesburgoMuseo del Apartheid en JohannesburgoMuseo del Apartheid en JohannesburgoMuseo del Apartheid en Johannesburgo

La ruta del vino, para dejarse llevar sin mesura

El título de "mejor vino blanco del mundo" fue otorgado en 2013 a un chenin (una cepa de uva blanca) de la reserva familiar Kleine Zalze. Esta reserva ha establecido definitivamente la nueva reputación de los vinos sudafricanos. Sin embargo, la tradición vinícola no es nueva, se remonta a mediados del siglo XVII y a las primeras plantaciones de moscatel de los colonos holandeses recién llegados del Cabo de Buena Esperanza. Hoy día, Sudáfrica es uno de los 10 mejores productores de vino del mundo, además de contar con uno de los viñedos más espectaculares del planeta, salpicado de montañas y delicados pueblos.

La 'ruta del vino' en SudáfricaLa 'ruta del vino' en SudáfricaLa 'ruta del vino' en SudáfricaLa 'ruta del vino' en Sudáfrica

A menos de 100 kilómetros de Ciudad del Cabo, la ruta del vino permite fundirse con el paisaje y visitar las villas de Stellenbosch, de estilo holandés; los restos de los hugonotes que escaparon de la revocación del Edicto de Nantes en Franschhoek (el "rincón de los franceses") o las calles bordeadas de roble que desembocan a la majestuosa cúpula de granito de Paarl.

Allí, o en cualquier otro lugar de la carretera, docenas de fincas os darán la bienvenida para una degustación o un picnic impecable, en un entorno tranquilo y bucólico.

Un paseo fantástico entre el mar y la montaña

De Mossel Bay a Stormsrivier va la carretera más famosa de Sudáfrica, la Garden Route (Ruta de los Jardines), un auténtico festival costero para el viajero que navega de joya en joya a lo largo de casi 300 kilómetros de carretera entre el Océano Índico y las montañas salvajes.

Por la Garden Route, SudáfricaPor la Garden Route, SudáfricaPor la Garden Route, SudáfricaPor la Garden Route, Sudáfrica

En la Ruta Jardín, ¡hay un lugar para todos! Los amantes del surf se pueden dirigir a Wilderness, las familias a la laguna de Knysna o a las piscinas naturales de Victoria Bay y los amantes de las playas amplias de arena fina quedarán fascinados con Cintsa o Plettenberg Bay. En cuanto a los aventureros que quieran disfrutar al aire libre, no olvidarán hacer una parada en Tsitsikamma para descubrir los senderos costeros del acantilado, las cascadas, las lagunas o el famoso puente Bloukrans, el puente de un solo arco más alto del mundo, situado a 216 metros sobre el río. Y si se atreven, los más aventureros podrán incluso probar el puenting…

"Montañas del Dragón" en Drakensberg, Sudáfrica"Montañas del Dragón" en Drakensberg, Sudáfrica"Montañas del Dragón" en Drakensberg, Sudáfrica"Montañas del Dragón" en Drakensberg, Sudáfrica

En cualquier caso, para ver la montaña "de verdad", dirigíos hacia el norte para llegar a Drakensberg y sus 26 picos de más de 3000 metros. Pero para nosotros, la altitud no es el único atractivo de este esplendor inscrito en el año 2000 como Patrimonio Mundial por la UNESCO, sino que también nos encanta por su genial patrimonio de arte rupestre y por las innumerables actividades naturales que ofrece (senderismo, escalada en roca y en glaciar, rafting, mountain bike, pesca de truchas, etc). No olvidéis hacer un desvío en el camino para ver el enclave independiente de Lesoto, al que se llega por el paso de Sani, que serpentea lentamente a través de las rocas. Para esta etapa, sin embargo, tendréis que dejar vuestro valiente vehículo en el hotel, ya que en el paso de Sani solo están autorizados los 4x4.

El gran espectáculo de la naturaleza

Los animales en libertad son otro motivo para visitar Sudáfrica. Por supuesto, comenzamos por la ballena franca austral, que se puede observar desde el acantilado de Hermanus, a 120 kilómetros al sudeste de Ciudad del Cabo. Pero también se puede optar por ver las ballenas de cerca desde uno de los muchos barcos que ofrecen excursiones desde Hermanus.

Avistamiento de ballenas en Hermanus, SudáfricaAvistamiento de ballenas en Hermanus, SudáfricaAvistamiento de ballenas en Hermanus, SudáfricaAvistamiento de ballenas en Hermanus, Sudáfrica
Jirafas en el parque nacional Kruger, SudáfricaJirafas en el parque nacional Kruger, SudáfricaJirafas en el parque nacional Kruger, SudáfricaJirafas en el parque nacional Kruger, Sudáfrica

En tierra firme también encontraréis muchas opciones de hermosos descubrimientos animales, ya sea en las granjas de avestruces de Oudtshoorn o en el Parque Nacional de los Elefantes de Addo. Extendiéndose hacia el océano, este parque cuenta con el principal santuario de elefantes del país (más de 450), además de ser el único parque que alberga los “Big 7”: los “Big 5” (elefante, león, leopardo, rinoceronte, búfalo), pero también la ballena y el gran tiburón blanco, por no hablar de los antílopes, cebras y facóquero que completan el cuadro salvaje. Maravillas de la naturaleza para explorar en vehículo propio (120 kilómetros de carreteras) o en un 4x4 acompañado de un guarda forestal.

Pero sería una verdadera lástima llegar a Sudáfrica y no rendir homenaje a la reina de las reservas animales. Cerca de 150 especies de mamíferos (incluidos los Cinco Grandes o “Big 5”) y más de 500 especies de aves te esperan en el parque nacional Kruger, repartido en casi 20.000 kilómetros cuadrados. Reservas privadas como Singita y Lion Sands ofrecen una experiencia aún más excepcional. Las cabañas privadas son lugares ideales para una estancia cómoda, pero el parque nacional Kruger ofrece alternativas para todos los presupuestos.

Sea cual sea tu elección y la estación del año, una cosa es segura: ¡será inolvidable!