Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Beni Slimane

Informaciones prácticas sobre Beni Slimane

  • Punto de vista
  • Etapa de senderismo / Trek
  • Deporte con sensaciones fuertes
  • Parques y jardines
  • Lejos de los caminos trillados
4 / 5 - 2 opiniones
Cómo ir
A 45 minutos en coche desde Rabat
Cuándo viajar
Entre abril y octubre
Duración mínima
Un día

Opiniones de viajeros sobre Beni Slimane

Emilie Couillard Gran viajero
173 opiniones en total

La atracción principal de Ben Slimane es su bosque de alcornoques. Un lugar soñado por los amantes de la naturaleza, apartado del bullicio de la ciudad.

Aconsejo:
En el bosque de Ziada hay una pared rocosa que es perfecta para practicar escalada. El bosque es un lugar ideal para los amantes de este deporte extremo.  
Mi opinión

Ben Slimane está ligeramente encerrada, lo que la hace poco conocida para los turistas. Sin embargo, está situada muy cerca de dos grandes ciudades muy conocidas, Casablanca y Rabat. Es, por tanto, el lugar perfecto para salir de la ciudad y encontrarse con la naturaleza.

Te aseguro que un paseo por el bosque de alcornoques es sinónimo de serenidad y tendrás varias horas para descubrirla. ¡En efecto, el bosque de Ben Slimane es inmenso ! Cuenta con más de 60 000 hectáreas de encina verde y de ciprés. Tras una estancia de cuatro días en Rabat, pemíteme decirte que me encontré muy contento de encontrarme rodeado de este espacio verde.

No me atreví a cazar, pero que sepas que es posible cazar en esta reserva natural. Parece ser que es una reserva muy amplia y variada para practicar este deporte.

Latéfa Faïz Gran viajero
232 opiniones en total

A medio camino entre Casablanca y Rabat, Beni Slimane es una ciudad de la región de Chauía-Uardiga.

Aconsejo:
Es una alternativa curiosa a Casablanca o Rabat para descubrir la región.
Mi opinión

Si buscas la tranquilidad durante tus vacaciones en Marruecos, lejos de las hordas de turistas, te aconsejo ir a Beni Slimane. Opino que esta pequeña localidad tiene muchas perlas escondidas. La primera es su encanto, un clima agradable que nada tiene que ver con el calor sofocante de Rabat en verano. La siguiente es la proximidad de las playas del Atlántico, a 30 minutos de la ciudad.

Sin embargo, lo que más me llamó la atención de Beni Slimane es la belleza de su bosque de encinas y alcornoques. ¡Son más de 50.000 hectáreas! Se trata de una riqueza que la localidad de Beni Slimane ha decidido preservar hace poco, promoviendo un turismo ecológico y rural.

Como último consejo, descansa algunas horas en las gargantas de Aïn Dakhla, a unos diez kilómetros de Beni Slimane. Me encantó pasear por esta naturaleza verde y salvaje, en un paisaje con colinas hasta donde alcanzaba la vista y respirando un suave frescor. Tenía la impresión de estar sola en el mundo.