Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Una luna de miel en Polonia

En las ciudades de Cracovia y Varsovia, en las campiñas, en los parques naturales, la historia, la cultura y los paisajes naturales polacos serán el escenario perfecto para tu viaje.

Paseos por Varsovia y Cracovia

En la capital, Varsovia, se comienza con un paseo por el casco antiguo, declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, cruzando las estrechas callejuelas, para llegar al parque Lazienki, y descansar cerca del palacio de las aguas. Tras visitar este palacio, uno de los más románticos, no hay nada mejor como un paseo en góndola por el lago para así alargar la magia del momento. Siguiendo por el camino real por la que se construyó el palacio, llegamos al de Wilanów y sus jardines, escenario de muchos conciertos de música clásica, como también sucede con el parque Lazienki.

Incluso más que la capital administrativa, la capital cultural de Polonia, Cracovia, es una de las ciudades más románticas de Europa. El castillo real, asentado con orgullo sobre su roca bajo la Vístula, es uno de los lugares esenciales de la ciudad. Los barrios del casco antiguo y de Kazimierz guardan miles de tesoros para los enamorados. La sala de las telas en la basílica gótica de Notre-Dame, además de los museos Czartorysky, el de bellas artes de Sukiennice, que se lleva la mejor parte de las pinturas románticas, o el museo de Cracovia de la edad media, en el casco antiguo, y que te permitirá descubrir la ciudad a través de su glorioso pasado.

Escapada por la campiña polaca

Uno de los destinos turísticos más populares es el pueblo turístico de Zakopane a unos 100 kilómetros al sur de Cracovia, al pie de los montes Tatras. En invierno, la ciudad es una estación muy popular. El resto del año uno puede pasearse en Krupowki, la calle principal, y salir de compras por las tiendecitas.

Zakopane

Para quienes prefieran escapar de los lugares comunes, podrán alquilar un coche o moverse en autobús o tren de ciudad en ciudad. De esta forma las parejas de enamorados tendrán la oportunidad de perderse por la campiña polaca. Se puede pasar la noche en albergues, los «Zajazd» o «Karczma», o en hoteles, los «Noclegi», muy asequibles, más rústicos y cálidos que los hoteles convencionales. Allí tendrán ocasión de probar los platos locales y los deliciosos pasteles que tanta fama dan a Polonia.

Por la carretera, haz una parada para visitar los castillos de Malbork, Sandomierz, Szczecin o Checiny, en los alrededores de Kielce. Muy cerca también se encuentra Tokarnia, un museo al aire libre que hace revivir el pasado de Polonia.

Del lado natural, encontramos numerosos y muy bellos parques naturales en Polonia, sobre todo en el sur, cerca de Zakopane, como el de Tatras, el de Babiogorski, el de Pieninski o el de Gorczanski. Aunque también los encontramos en las grandes ciudades como el de Swietokrzyski, situado entre Varsovia y Cracovia, lugar ideal para disfrutar de un paseo romántico.

Claire Perrin
76 contribuciones
Actualizado el 21 septiembre 2015
¡Experiencia añadida!
Puedes añadir más experiencias antes de enviar tu proyecto a una agencia local
Ver mi proyecto de viaje