Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Isla Robben

Informaciones prácticas sobre Isla Robben

  • Isla
  • Punto de vista
  • Museos
  • Castillo o fortaleza
  • Lugar o Monumento histórico
3 / 5 - 2 opiniones
Cómo ir
A 30 minutos de navegación desde Ciudad del Cabo
Cuándo viajar
De junio a septiembre

Opiniones de viajeros sobre Isla Robben

David Debrincat Gran viajero
684 opiniones en total

A 30 minutos de navegación desde Ciudad del Cabo, la isla Robben alberga la célebre prisión donde Nelson Mandela estuvo 19 años encerrado.

Aconsejo:
Es absolutamente indispensable que reserves tu billete con varios días de antelación.
Mi opinión

Tal y como lo demuestra la larga fila de espera en la terminal de embarque, la isla Robben se ha convertido en un auténtico lugar de peregrinaje para todo aquel que realiza un viaje por Sudáfrica.

Al llegar a la isla, un antiguo prisionero político te guiará en una emocionante visita. A través de anécdotas, te contará sus vivencias y el que fue su día a día durante varios años. Pasar por delante de la celda de Nelson Mandela es una experiencia intensa. Confieso que el discurso final, un auténtico himno por la paz, el perdóny la esperanza en el futuro, me hizo llorar.

En resumen, hay que ir para comprender esta triste página en la historia del país. En otro registro, las vistas de Ciudad del Cabo desde la isla son magníficas.

Blandine Collenot Gran viajero
24 opiniones en total

Aquí es donde Nelson Mandela estuvo cautivo durante 27 años.

Aconsejo:
Una visita solo para aquellos que dominen el inglés o que sean fans incondicionales de Mandela.
Mi opinión

Estaba impaciente por realizar esta visita, pues todas las guías decían que era uno de los imprescindibles del viaje. Además, hay que reservar con mucha antelación para poder conseguir una plaza. Y los 45 minutos de barco necesarios para llegar no me daban nada de miedo... Porque se suponía que la visita la llevaba a cabo un antiguo prisionero que había pasado varios años en la isla de Robben, por lo que la visita prometía. Pero nada que ver...

Lo primero que se hace es un tour de la isla en autobús y un guía, muy simpático, (yo fui en diciembre de 2014) nos hizo varios comentarios sobre lo que íbamos viendo (en inglés, por supuesto). Y es que hay unas 2 000 personas que viven en el lugar. Luego llegamos a la famosa prisión, con sus decenas de metros de enrejado y sus miradores. Totalmente impresionante. Pero lo que prometía ser una visita apasionante acabó por ser algo muy aburrido, ya que el antiguo prisionero nos hizo un monólogo de 45 minutos en un tono muy monótono que se nos hizo insufrible debido también a la resonancia de la sala. Nadie dijo que los antiguos prisioneros tuvieran que ser oradores natos. Y además, a mí me costó bastante entender a pesar de que mi inglés no está mal. Muy soporífero todo... En cuanto al resto de la visita, te dan tiempo libre para que visites lo que quieras a tu aire, pero hay que hacerlo deprisa y corriendo... Se pasa por delante de la celda de Nelson Mandela, la única de todas las celdas de la prisión que está amueblada y que tiene una cola de espera para sacar fotos de aquí a mañana.

En resumen, esta visita está reservada a los fanáticos incondicionales de Mandela o a aquellos que hablen y entiendan muy bien inglés. No vayas en familia si tus hijos no saben inglés, pues se aburrirán como ostras. Y aunque entiendan inglés, no estoy segura de que no se vayan a aburrir. Así que más vale visitar el museo de Waterfront. Es más barato, no te darán mareos por ir en barco y seguro que aprendes mucho más.