Destinos
Ideas
  • ¿Con quién viajar?
  • ¿Qué actividad?
  • ¿En qué temporada?
  • ¿Qué estilo de viaje?

Victor Harbor

Informaciones prácticas sobre Victor Harbor

  • Familia
  • Encuentro locales
  • Playa / Estación Balnearia
  • Reserva natural / Observación de Fauna / Safari
  • Isla
  • Punto de vista
  • Deporte con sensaciones fuertes
  • Puerto
  • Deporte náutico
  • Lejos de los caminos trillados
4 / 5 - 2 opiniones
Cómo ir
A 1 h de Adelaida
Cuándo viajar
De junio a septiembre
Duración mínima
Un día

Opiniones de viajeros sobre Victor Harbor

Sophie Liger Gran viajero
110 opiniones en total

Es un pequeño pueblo a apenas pocos kilómetros de Adelaida.

Aconsejo:
Os bastará con medio día para visitar Victor Harbour.
Mi opinión

Victor Harbour está aproximadamente a una hora en coche de Adelaida. Lo más interesante que aquí se puede hacer es visitar el islote que hay al final de un pontón de madera. Podréis hacer la excursión, ya que es una buena caminata, dando tumbos por las rocas a lo largo de la costa. Si sois afortunados, y vais además en la época correcta, podréis ver pequeños pingüinos por todo el islote... ¡son tan monos!

Si durante vuestro periplo por Australia pasáis por Adelaida, pero queréis salir de la ciudad, Victor Harbour es una excelente alternativa. Eso sí, no hace falta que reservéis más de medio día para esta excursión. Es un pueblo relativamente pequeño y que no me pareció gran cosa. No creo haber visto nada interesante, ni nada que no debáis perderos allí, aparte de los pingüinos.

Lisa Gaillard Gran viajero
101 opiniones en total

En la magnífica península de Fleuriau, Puerto Victor es el destino de vacaciones por excelencia para los habitantes de Adelaida ​​(a 84 km, al norte). ¡Una estancia ideal para los amantes de los deportes acuáticos!

Aconsejo:
Para un día perfecto en Puerto Victor, empieza probando sus pasteles. Después, dedícate a surfear las olas de las playas de Middleton, Goolwa o Boomer Beach. Finalmente, al atardecer, ve a visitar a los pingüinos de Isla Granito.
Mi opinión

Puerto Victor es un antiguo puerto de pescadores de ballenas. Los amantes de la naturaleza solamente visitan Puerto Victor para embarcarse hacia Isla Canguro ​​(a solo 45 minutos en barco), famosa por su fauna salvaje. El centro de Puerto Victor es muy pintoresco, ya que está conectado a Isla Granito por una larga pasarela peatonal. Puedes llegar a esta isla a pie o en una especie de tranvía tirado por un caballo. Descubrirás una colonia de pingüinos (que, en la actualidad, se está reduciendo). Se pueden observar, especialmente, al anochecer, por medio de la visita organizada Granite Island Eco Tour. Si vas en la estación correcta, de junio a septiembre, también podrás admirar a las ballenas. En Puerto Victor y Puerto Elliot, las playas se suceden. Las de Puerto Elliot son propicias para el surf y el bodyboard, y las de Puerto Víctor, especialmente en dirección a Bluff, son más adecuadas para nadar.

Al haber estado varias semanas en Adelaida, tuve la oportunidad de vivir realmente a la australiana. Gracias al "couchsurfing" (un sistema de alojamiento en casa del propietario), visité con mi anfitrión y sus amigos australianos la Península de Fleuriau durante las vacaciones de Navidad. Habían alquilado una villa en Bluff, a solo 7 km de Puerto Victor. Bluff, antaño explotada por sus minerales, es una colina que se adentra en el mar. La zona residencial de los alrededores de Bluff me dejó un recuerdo de campos de hierba amarilla, que contrastaban con el cielo azul y donde descansaban los canguros.

 Pude realizar todas sus actividades náuticas: kayak, bodyboard, bodysurfing y pesca. Gracias a mis acompañantes, no solo descubrí las playas de olas enormes de Middletown, Goolwa Boomer Beach y Knghts Beach en Puerto Elliot, sino también la famosa panadería, con sus deliciosos pasteles. Una tarde, después de comer un delicioso "fish and chips", quería ir a ver los pingüinos de Isla Granito. Por desgracia, me perdí el inicio de la visita guiada por unos minutos; la barrera que conduce a la isla se cerró delante de mí. Aunque, desde la pasarela, pude ver algunos pingüinos. En la víspera de Año Nuevo, hubo unos preciosos fuegos artificiales, a medianoche, iluminando Isla Granito y Puerto Victor. Ciertamente, no se pueden comparar a los de Sydney, ¡pero tengo muy buenos recuerdos!

Viajes y circuitos Victor Harbor